VIAJE A PERÚ (V). Impresiones y comentarios


Casi todos están escritos en el vuelo de vuelta. A pesar de no ser el sitio más apropiado para hacerlo, reflejan las primeras opiniones. Se han transcrito tal y como están escritas, sin retoques posteriores. El orden es aleatorio.

Comentarios de C.B. y A.

Este viaje a Perú ha confirmado ese dicho: “la vida del turista es dura”. La altura y algunas “novedades alimenticias” han traído problemas de salud, pero ahí hemos encontrado otro valor importante. La amistad y solidaridad entre todos.

Hubo días complicados pero, sin duda, muy positivos.

Comentarios de T. y L.

  • Siempre he tenido el gusanillo de contemplar el gran Machu Picchu, su historia, cultura, paisajes.. El viaje me ha resultado altamente agradable en todos los aspectos, tanto cultural como la excelente relación que se ha tenido en el grupo. También han pasado momento duros varios compañeros por el efecto altura y otras circunstancias pero todo se ha superado positivamente. Podemos decir también que hemos tenido unos guías extraordinarios, con gran conocimiento de sus funciones.
  • Por último decir que espero tener la suerte de poder disfrutar en más ocasiones con el personal tan encantador.
  • Y, gracias a Dios, he tenido la suerte de estar en unos momentos óptimos y disfrutar en todo momento.
  • Hemos disfrutado de compañeros con gran sentido del humor y con el buen hacer y conseguir en el grupo como una piña (un hurra para ellos).
  • Así como sus montañas, volcanes, pueblos, costumbres y naturaleza.

Comentarios de M. y R.

Ante todo, decir que es un viaje que deseábamos hacer desde hace mucho tiempo y que ha cubierto todas las expectativas que teníamos puestas en él.

El primer día nos unimos al grupo en el aeropuerto de Loiu y vi a algunos que ya conocía. A lo largo del viaje nos hemos podido relacionar con todos y a todos tengo que agradecer su buen compañerismo.

Debo reconocer también lo bien organizado que ha estado todo el viaje, recorrido, visitas, muy buenos hoteles, comidas, etc.

Lima: No se si tendrá mucho para ver, pero como ciudad me pareció horrible, desastre en la construcción de las viviendas, tendidos eléctricos horribles. Salvo el viaje a las islas y la casa museo.

Arequipa: Muy bonita la plaza y curioso el Monasterio. Por cierto, la guía se debió de preocupar más de que pudiéramos ver lo primero la Catedral en vez de llevarnos a otros sitios. Parecía que tenía mucha prisa por marcharse. Nosotros nos quedamos sin ver la Catedral.

Valle y Cañón del Colca: Precioso el valle con sus terrazas, etc., con respecto al cañón, personalmente me quedé con ganas de ver más de lo que vimos. Bien los cóndores. Iba con la idea de que los íbamos a ver por arriba.

Titicaca y Puno: Puno horrible de feo y Titicaca me desilusionó un poco. Amigos me lo habían puesto por las nubes. Bien los Urus pero de la otra isla pensaba que íbamos a ver más, así como a sus habitantes.

Valle Sagrado muy bonito, una maravilla la “Capilla Sixtina Andina”.

Viaje en tren a Machu Picchu muy bonito.

Qué se puede decir de Cusco. Impresionante, inca y colonial.

Y qué de Ollataytambo y Machu Picchu. Mejor verlo y patearlo, ¿verdad? Yo no tengo palabras para describirlos.

En fin, sobresaliente.

Se me olvidaba, Gemma un encanto.

Comentarios de B.C. y M.J.

Cuando pensamos en el viaje a Perú, a veces no podemos evitar compararlo con Japón, del que guardamos un recuerdo maravilloso, en parte gracias a nuestra querida Hiroko, pero realmente hemos tenido muy buenos momentos.

Si nos centramos en los guías, recordamos con mucho agrado a Alejandro el guía de Lima, con su mezcla de crítica e ironía. Muy honesto y profesional. La verdad es que nos hubiera gustado que él hubiera ido con nosotros todo el viaje, aunque también nos parecieron muy curiosas, didácticas y novedosas las explicaciones del guía durante la visita a Machu Picchu, incluidas todas las imágenes que traía preparadas. No recordamos con igual agrado al guía de Cuzco, Olver, quizá porque no nos gustó que nos publicitara tanto un libro que nos recomendó comprar a una persona en la calle, a la salida de la visita, y no en la librería. Ya sabemos que hay vendedores ambulantes, pero creemos que él se debería mantener al margen.

Aunque sabíamos que las ciudades coloniales eran muy bonitas, nos vimos sorprendidas por algunos de sus monumentos:

En Lima realmente mereció la pena la visita al Museo Larco, con su espléndida colección de arte, y sus agradables jardines.

En Arequipa, el convento de Santa Catalina es único y espectacular. Además nos tropezamos con un concierto que se celebraba, con ocasión de la “Fiesta del Libro”, en un patio de un precioso edificio colonial. Era música latinoamericana del estilo que tanto hemos escuchado en nuestra juventud.

Qué decir de Machu Picchu, fue algo emocionante y casi mágico ver surgir de entre la niebla las ruinas, haciéndonos olvidar el aguacero que nos caía encima.

Nos encantó ver Cuzco en estado puro, en una mañana de domingo, con su desfile y su población local llenando La plaza de Armas. Otra experiencia muy diferente, pero no menos interesante, fue ver cómo se desarrollaban las manifestaciones y el control policial impresionante que había.

Nos dio pena no haber tenido más tiempo para disfrutar del hotel del Valle Sagrado que tenía unos jardines tan bonitos. Algo parecido nos sucedió con el hotel del Valle del Colca, pero claro, hubiéramos necesitado ir un mes para deleitarnos con toda la naturaleza y los monumentos que tienen.

Esperábamos mucho de la comida peruana, y en algunos restaurantes no estuvo a la altura de nuestras expectativas aunque hubo otros, como el Zig-Zag en Arequipa, donde no sólo comimos estupendamente, sino que además tuvimos la oportunidad de ver la pequeña escalera de caracol diseñada por Eiffel.

Destacaríamos la dulzura y buena educación de los peruanos en general, así como su paciencia y buena disposición para solucionar cualquier problema.

También ha sido muy positivo el apoyo que nos hemos dado dentro del grupo, especialmente en aquellos momentos en que el mal de altura nos estaba afectando a tantos, de diferentes maneras.

Comentarios de M.E. y L. (recibidos dos días después)

Aparte de las incidencias sobre nuestra salud que casi todos hemos padecido (creo que se salvaron Tomás y Luis) y que fueron provocadas por la difícil adaptación al medio, bien alimenticio o bien mal de altura, (altitudes de 4.994 metros) que nuestra «edad nos permite», voy a dar mi opinión sobre el viaje, lo más brevemente posible.

Comenzaré por el final haciendo mención de lo agotada que llegué a casa (por los 14 días de viaje), ya que he estado casi 12 horas seguidas durmiendo; genial, creo que sólo lo había hecho otra vez en mi vida.

La organización ha sido estupenda, todo controlado para poder facilitarnos el día a día lo más posible. Pero no nos engañemos, creo que cada gran viaje tiene su edad (hablo por la mía) para poder disfrutarlo plenamente.

La recepción, en los estupendos hoteles escogidos en cada zona, fue siempre rápida, profesional y con mucha educación y amabilidad por parte de todo el personal, lo cual nos facilitaba el poco tiempo para descansar que teníamos.  Es una pena que no hayamos podido disfrutar de sus instalaciones más tranquilamente.

En cuanto al tema alimenticio, desayunos estupendos, comidas correctas teniendo en cuenta por la zona donde estábamos a esas horas del día.  Creo que en Cuzco y Lima se habrían podido mejorar.

Respecto a los días empleados en cada lugar me he venido con la sensación de que en Lima no he visto nada (Museo Larco, Catedral, Plaza armas) y eso que estuvimos 2 días, insisto que es mi modesta opinión.

En Arequipa, una ciudad preciosa, tendríamos que haber estado por lo menos dos días, pues considero que hay que vivir más la ciudad.  No se trata de ver museos, iglesias y conventos, pues creo que tiene mucho encanto y en cada esquina una sorpresa, eso es lo que me transmitió en el poco tiempo que pudimos disfrutar de ella.

El valle de Colca, a pesar de que para llegar tuvimos que sufrir el mal de altura, es un lugar muy bonito, e imprescindible (como todas las zonas) si quieres conocer el país.  La pena fue el tiempo, pues hacía mucho frío y no pudimos disfrutar.

El Lago Titicaca creo que no nos aportó demasiado, si lo tomé como un día relajante (que en nuestra situación fue importante), pero como ya he dicho antes todo es importante para conocer y entender su cultura.

Qué decir de Cuzco, otra ciudad preciosa, la cual pudimos saborear un poco más y como colofón el Valle Sagrado y Machupicchu.

¡Qué suerte tuvimos, a pesar de la mojadura, que la niebla se disipara ante nosotros y nos dejara ver sus famosas y maravillosas ruinas, sólo por eso el viaje mereció la pena, y si hubiéramos tenido 30 años menos podríamos haber subido a los montes sagrados  que lo rodean, o haber hecho el «camino Inca».

Para terminar daros a todos las gracias por vuestra acogida al grupo y creo que todos nos hemos ayudado, unos a otros (con una pastillita, una sonrisa, un brazo de apoyo), haciendo que esté viaje lo guardemos en nuestros recuerdos.

Espero que me hayáis pasado algo de vuestra energía, pues me he quedado pasmada con la vitalidad que rebosáis, se nota que sólo llevo un año prejubilada y todavía estoy atontada.

Comentarios de G.

Y aquí estoy, regresando de Perú. De Machu Picchu con todas las veces que lo he soñado…

Las circunstancias lo han querido y me han permitido conocer a este grupo tan especial, con tanto conocimiento que aportar. Gracias por compartir vuestras experiencias tanto de viajes como de vida.

El viaje ha transcurrido como la visita a Machu Picchu que empezó triste y gris y terminó siendo alucinante.

También es cierto que esos días de “mal de altura” no los vamos a olvidar, pero ahora ya forman parte del “viaje a Perú de la Asociación de Jubilados de la BBK”.

Ha sido una gran experiencia. Gracias por tratarme como una más del grupo. Esto no se olvida.

Comentarios de J.G.

  • En mi opinión, el viaje ha resultado muy agradable y ha cumplido ampliamente las expectativas.
  • El ambiente ha sido positivo, la comida mejorable en muchos de los menús, yo creo que dado el precio.
  • Yo hubiera quitado un día en Lima y se lo hubiera dado a Arequipa. También hubiese realizado el viaje del Titicaca a Cuzco en avión y quitado un día de Autobús.
  • Me he sentido engañado por los guías con las visitas interesadas al mercado que no aportó nada cultural y que hace perder mucho tiempo.
  • La atención de Gemma me ha parecido muy buena.
  • Los hoteles salvo el de las aguas termales, muy buenos.
  • Felicidades por la organización y agradeceros el esfuerzo y dedicación.

Comentarios de R. y J.

  • Somos una pareja de “infiltrados” por amistad con un asociado.
  • Nuestra primera experiencia con la Asociación fue el viaje a Japón, que fue maravilloso en todos los aspectos, pero sobre todo en la unión del grupo y en la agradable acogida que tuvimos.
  • Sinceramente, este viaje lo tenía visto por otra agencia, que quizás el recorrido me gustaba más, pero pensar en el grupo de personas, algunas a las que ya conocemos y en base a la experiencia de lo organizado anteriormente, no tuvimos duda.
  • En cuanto al viaje en sí, a destacar la calidad de los hoteles y lo bien que ha estado todo organizado, muy bien la puntualidad, los guías estupendos y a destacar nuestra Gemma, siempre pendiente de todo con esa simpatía y amabilidad.
  • Las comidas no han sido algunas del nivel de lo que se esperaba pero para los lugares visitados, en general han estado bien.
  • Para nosotros ha resultado un estupendo viaje, y sobre todo un bonito recuerdo que guardamos con mucho cariño. Atrás queda lo mal que lo han pasado algunos con la altura, los problemillas de estomago, que con la unión del grupo y el buen funcionamiento de la organización, se solucionaron.
  • Un país en el que el idioma es un punto positivo, también la amabilidad y simpatía de sus gentes y en el que, en todo momento, nos hemos encontrado seguros.
  • A destacar Arequipa, nos hubiera gustado un poco más de tiempo, y Cuzco, una bonita ciudad y, por supuesto, los sitios arqueológicos del Templo del Sol, Ollatayambo y, desde luego, Machupicchu que ha sido increíble porque yo no creí que conseguiríamos verlo. Me llevo un recuerdo maravilloso de este “sueño”.
  • Gracias por vuestro buen hacer, por el esfuerzo de organizarlo y no me canso de decir que el cariño y la unión de las personas que componían el grupo ha sido lo mejor.
  • Un fuerte abrazo y besos para todos. Con cariño.

Comentarios C.G. e I.G.

  • Primero que nada, gracias por invitarnos a participar en este viaje y gracias también por recibirnos con tanta familiaridad y amistad, algo que les agradecemos profundamente.
  • En relación al viaje, ha sido maravilloso y estupendo por todos lados. Primero que nada, conviviendo con tanta gente tan buena y agradable: ha sido un verdadero placer convivir todos estos días con todos ellos.
  • En Lima, el hotel Casa Andina estupendo así como las excursiones y nuestro guía Alejando, muy bueno y simpático, un excelente profesional. Los lugares que visitamos así como los restaurantes donde cenamos, estupendos. Mención especial para el Museo Larco.
  • Arequipa, una hermosa y pequeña ciudad colonial muy bonita y el Hotel hermoso, de primera clase, conociendo a Juanita con 130 años de edad. La visita al Convento de Santa Catalina, una visita tenebrosa a las celdas y rincones oscuros del Convento.
  • El Valle de Colca con paisajes muy diferentes y bonitos, conociendo a las llamas, alpacas y vicuñas y visitando el Mirador de los volcanes, lleno de nieve y a 4.910 metros de altura. A pesar de que tomamos té de coca y masticamos sus hojas, con todo eso casi todos nos sentimos muy mal por el famoso mal de altura.
  • Después de eso fuimos a un hotel muy bonito en un lugar muy hermoso llamado Colca Lodge.
  • Al día siguiente, fuimos en busca del vuelo del cóndor, paseando por el Cañón del Colca con unos paisajes realmente hermosos y con la gran suerte de ver volar a 4 o 5 cóndores en un lugar asombroso: el Mirador del Cóndor. Después de ese bonito espectáculo, fuimos camino a Puno a conocer el mítico y milenario lago Titicaca donde, afortunadamente, estuvimos del lado de Titi.
  • Hoy estuvimos, muy mojados, fascinados y alocados, especialmente mi esposa que estaba muy emocionada con la visita a Machu Picchu, igualmente a todos con mucha emoción y mucha expectación que fue plenamente recompensada al conocer la ciudad sagrada de los incas, un sueño que cumplimos muchos al conocer y visitar este mágico y hermoso lugar. Nos quedamos atónitos y sin palabras descubriendo cada rincón de la ciudadela. No nos importó el mal clima, la niebla, la lluvia y el frio. Todos lo olvidamos para concentrarnos y disfrutar plena y totalmente de este maravilloso lugar.
  • Hemos quedado felices y satisfechos de haber finalizado este maravilloso viaje con tan hermoso final.

 
Otros artículos de este viaje

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *