TARAZONA, CIUDAD MUDÉJAR 4


Al rey Fernando, el Católico, le costó dejar las Cortes en Tarazona, cuando su mujer, Isabel, la Católica, requería su presencia en el acto de la rendición de Granada; la foto más buscada por cualquier monarca europeo que valorara la calidad del momento.

En la excursión propuesta (CAMINO SORIA/ LOS POETAS), tras  visitar San Juan del Duero en Soria y Veruela en el somontano, en tierras de Aragón, podemos ir a comer a Tarazona. En esta ciudad lo más importante es pasear tranquilamente, disfrutar de su casco medieval, de su antiquísimo  centro urbano, que es una delicia.Ayuntamiento

El reino de Aragón se formó dando una importancia fundamental a las reuniones públicas, a las  Cortes, donde se tomaban las decisiones que afectaban a todos. Siempre pensaron que el interés de todos debiera decidirse entre todos. Esta forma de entender la política y además su fuerte influencia en la formación de la lengua castellana hacen de Aragón un lugar mágico, de visita obligada.

Pero Tarazona es todavía más: su origen se pierde en la noche de los tiempos. Sus fundadores no dejaron el testigo de sus escritos, pero la ciudad ha sobrevivido durante milenios, culturas y diferentes formas de pensar, y sus generaciones de personas se cuentan por miles.

Un asentamiento tan prolongado, que Bécquer apreció. Para él Tarazona era la Toledo del Norte. Aquí terminaba el viaje de la diligencia que le traía desde Tudela y tenía que esperar que vinieran los muleros con la carga de carbón vegetal, que fabricaban en los bosques del somontano. De regreso y para recorrer los quince kilómetros que separan Tarazona de Veruela, los arrieros le montaban en un mulo sin carga y en esta original cabalgadura recorría el camino que le separaba de su celda en el monasterio reconvertido  en  hospedaje.

La diligencia Tudela-Tarazona fue con el tiempo sustituida por el tren (la tarazonica 1885-1972). El lugar ocupado por las vías es ahora una senda verde.

Debían ir apretados en la diligencia, ya que Bécquer esperaba sentarse al lado de alguna buena moza; sitio que siempre le ganaba por la mano algún clérigo.

En Tarazona convivieron y siguen conviviendo la judería, la mezquita y su impresionante catedral. No se puede recomendar la visita a un monumento en especial, ya que toda la ciudad es un reliquia. Tarazona es un museo a pasear.

Toledo ha tenido siempre la honra de ser la ciudad de confluencia de las tres religiones del libro sagrado, con una arquitectura espectacular. Tarazona se parece a Toledo también por su respeto entre las religiones que eran culturas diferentes, pero que la gente asimilaba sin corromper la convivencia.

Palacio_Episcopal_Tarazona_02
Como ejemplo arquitectónico me fijaría, consciente de hacer una elección muy difícil, en el palacio del obispo, en cuyo lugar estuvo la antigua zuda musulmana y que fue además la residencia de los reyes de Aragón. Todo un monumento que domina la ciudad.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 ideas sobre “TARAZONA, CIUDAD MUDÉJAR

  • Pedro Escalante Garay

    Fue un tragedia, sin duda, para los musulmanes, de cultura árabe, trabajar para los cristianos; el producto es un estilo arquitectónico singular, que llamamos mudéjar aragonés, pero que no tiene copia en ningún otro lugar.
    Del mestizaje surgen las formas más originales y puras.

    • Javier Campo Esteban

      Simplemente por darle un poco aliciente a la cosa y sin ningún ánimo de «pontificar» ya que no soy ningún experto en Filología, qué me diríais si os dijera que TARAZONA es un nombre vasco derivado de «ITURRI-ASKO», es decir, «muchas fuentes», que las había en tiempos pretéritos.
      Muy cerca del río, casi todo el año seco, hay una pequeña Plaza llamada «GOIKOERROTEA». ¿Porqué se llama así? No tengo ni idea. En su día pregunté a varios ancianos del lugar e incluso en el Ayuntamiento y no me supieron responder. Ahí lo dejo, Pedro, por si tú supieras algo más.

  • Pedro Escalante Garay

    Desde mi más profunda ignorancia, interesado en la observación de Javier, quiero también reivindicar dos sufijos frecuentes en la zona: me refiero a «ura» como Urbion: ura-bi-ona (Tarazona, antigua Turiaso: T ur, en cuya población nace un río) y al sufijo «ona» (muy frecuente en todas las poblaciones del entorno del Pirineo).
    En los pequeños debates que tras la comida organizábamos en alguna reunión de trabajo, se solía concluir que la abundante toponimia euskérica en zonas de la meseta procedía de la repoblación tras la reconquista.
    Esta observación es falsa, ya que son denominaciones mucho más antiguas. Yo creo, siguiendo a mi amigo, Manu Echevarría, que es preciso sumergirse en periodos preindoeuropeos si nos interesa conocer el origen de los nombres de muchas geografías.

  • Pedro Escalante Garay

    Dada la importancia del tema que discutimos, he considerado oportuno preguntarle al reconocido experto, Manu Etxebarria, catedrático, miembro de Euskaltzaindía…
    Trascribo su respuesta, ya que su autorizada opinión puede ayudarnos en esta interesante cuestión:

    Aupa Pedro: ante todo, estimo que me echéis en falta. He leído tu comentario y te agradezco que me cites. He mirado y remirado el topónimo Tarazona en google, pero no lo veo claro. Entonces, he acudido a fuentes que me dan confianza.

    1-. A EUSKALTZAINDIA: He mirado en Toponimia ( leku-izenak) Euskaltzaindia y no aparece el topónimo «Tarazona» y en ese caso se dice que es de origen desconocido, mientras no se aclare.

    2-. He acudido al exhautivo libro de Koldo Mitxelena Apellidos Vascos y solo comenta la parte final -ONA en topónimos bastante comunes en poblaciones y apellidos de Guipuzkoa y Bizkaia y cita a J.Caro Baroja ( Mat.95) y termina diciendo textualmente:» Desde luego ni es latín ni es vasco, podría ser indoeuropeo identificable, pero todavía no está, ni mucho menos identificado.

    3-. Luis Villasante en su libro » Palabras vascas compuestas y derivadas» no cita para nada el sufijo -ONA.

    Y te añado que en topónimos no es normal utilizar conceptos para interpretar -ona como » bueno» y además el concepto » bueno» en protovasco sería -ON y la -A es muy posterior y viene como imitación del deíctico latino ( ille-illa-illud) que en el paso del sistema de declinación del latín al sistema preposicional romance pasa como artículo ( el-la-lo) y ocupa su hueco el reforzado ( aquel-aquella-aquello) de * ecce+eum-ille> aquel. El euskera, de (hau-hori-ha ) el deíctico » ha» pasa a artículo con perdida de la aspiración en composición y el deíctico que ocupa su lugar es el reforzado ( HAUR+HA> HAURABERA en Bizkaino.

    Bueno, no se si te he respondido o te he liado más. En estos casos, si no hay certeza, es mejor actuar con prudencia ( » fronesis).

    Un abrazo

    Manu Etxebarria