Plaga «Avispa asesina asiatica»


En relación a la «plaga» en cuestión, en multitud de ocasiones los medios de comunicación bizkainos, incluida la «administración foral agropecuaria» nos han informado de que ¡kontuz!:
  • No es posible combatirla con efectividad, por lo que «ojo a sus picotazos y mordeduras» (no sé si tienen dientes, pero, «porsi»)…
  • No es posible «desterrarla o acabar con ella» porque, como casi todo lo que viene de Oriente y, para más «inri», del Norte, si no han podido con «ella», nosotros, los «boronos bizkaitarras», ¡cómo «buebos» vamos a poder con ella! (entiéndase por Oriente nuestros «hermanos giputxis» y por el Norte nuestros «primos gabatxos»).
  • Se «jama» a las avispas que pillan, y, lo que es peor», también a nuestras abejas «autóctonas» e, incluso, según algunos informantes, a nuestras abejas «endémicas» (deben ser exclusivas «a nivel del mundo-mundial» de nuestro Txorierri bizkaitarra o de la zona de «Abadiño-Izurtza», pero no estoy seguro)…
  • Matan y, por lo que parece, no mueren, porque, tras el «pikotazo», a diferencia de «nuestras gilipolllas avispas y abejas», no se le desgarran sus entrañas, vísceras, el «eperdi» ni demás. En caso de «mordedura», parece ser que «tampoco pierden los piños» y, sin embargo, aunque aún no esté científicamente demostrado, es casi seguro que transmiten una sustancia que irremediablemente conducen al suicidio colectivo (pueden «pikar» y «morder» sin parar), si bien, algunos «biólogos/naturistas» están convencidos de que dicha sustancia sustituirá al «viagra masculino», más que nada por del «pikar sin parar». De su aplicación al «viagra femenino», esos listos matxistas «no han dicho nada de nada»…
Y, ahora, voy en serio.
Os puedo asegurar que en el caserío BIDEGANE (Goiko landa, Erandio), en el que nacieron mi «mandakari» Maribel y Josean su hermano, (tienen el «corasón partío» entre el Apurtuarte, el Deusto y el Athletic), HEMOS COGIDO MILES Y MILES DE ESOS BICHOS» para deleite/banquete de nuestras gallinas.
El mérito y método es absolutamente atribuible a Josean, «mi cuñau» y os lo cuento.
Adjunto 4 «dibujos» para ilustrar el tema.BocetoAvejaAsesina
* FIGURA 1: Botella de un par le litros de cualquier refresco…
* FIGURA 2: Cortar el cuello de la botella por la zona indicada…
* FIGURA 3: Introducir «la parte decapitada», pero «al revés», en el cuerpo de la botella «descabezada», como si fuera un embudo (de hecho lo es), de tal forma que las paredes de la botella (cuerpo y embudo), no dejen prácticamente resquicio alguno…
* FIGURA 4: Verter en la botella «agua con azúcar» (procurar que esté muy dulce), de tal forma que alcance como unos 5/8 centímetros de altura «en el culo de la botella», y colgarlo, sin más, junto a cepas (preferiblemente), frutales, flores, etc…
¡¡¡VERÉIS EL RESULTADO!!! y cómo os libráis de la dichosa «plaga».
No hay truco: La avispa entra por el embudo al reclamo del dulce jarabe (también caen moscas, mosquitos, etc…, pero, bueno, es un mal colateral ínfimo…), va al fondo, las alas se mojan (no sé si son «élitros», pero bueno), se quedan «pegajosas» y, al no poder volar, no tienen forma de salir, por lo que, al final, mueren ahogadas. A partir de ahí, pues, un poco de paciencia. Descolgar y despiezar el artefacto. Con un «colador», «recoger la cosecha» para las gallinas y vuelta a empezar (dejo a vuestra iniciativa reponer o no el jarabe, pero nosotros sí lo hacemos «porque el coste es calderilla»)…
No lo intentéis ahora en invierno, porque «no hay n´a de n´a», pero iros preparando para la primavera…
Mas información en geroa.org – La avispa asesina coloniza Euskadi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.