NAVIDAD 2022


Estamos en los comienzos del mes de diciembre y con él llega una vez más las tan queridas  y a la vez temidas Fiestas de Navidad.  Fiestas que harán que un año más nos reunamos con hijos y nietos,  con familiares y amigos a los que quizás en algunos casos no vemos más que en estas entrañables ocasiones. 

Y muchos para encararnos con los actos y  las relaciones  que se avecinan, quizás volveremos a pensar un poco en todo lo sucedido en estos dos últimos años que llevamos de incertidumbres y desasosiegos.

Primero, a los duros meses en  que la pandemia se nos llevó a familiares,  amigos y compañeros de trabajo,  que  nos hizo reflexionar y pensar que hay que ser más solidarios e intentar vivir el día a día lo más fraternal, alegres y felices posibles.  Pero que pasados estos meses volvimos a nuestro estado habitual de  egoísmos y discrepancias.  Y como resultado de todos ellos volvimos a los enfrentamientos, que en algunos casos llevaron a guerras como la que ahora asola a Ucrania y amenaza al resto del continente  Europeo. 

El egoísmo de unos pocos y el silencio durante tiempo de muchos llevaron a estos enfrentamientos.  El callar, el consentir, muchas veces por el miedo al que dirán o a las consecuencias físicas o económicas que determinadas acciones y comportamientos para la defensa del bien común pueden acarrear a las personas que lo hacen, dejan que el simplón, el difamador o el agresor nos lleven a situaciones no deseables.  Guardar silencio delante del mal es el mal en sí mismo. Estas palabras fueron dichas por el teólogo luterano alemán Dietrich Bonhoeffer mandado ajusticiar por orden de Hitler en el campo de concentración de Flossenbürg en Baviera.

Parece como si ante la estulticia del hombre, el Niño Dios tuviera que venir una vez más a traernos un mensaje de Paz.  Y a recordarnos que todos, todos sin excepción somos hermanos sin distinción de raza ni color,  y a pesar de que algunos por el lugar de nacimiento  todavía piensen  que han nacido con más derechos que otros, y que por tanto no hay motivos para el enfrentamiento y la explotación.

Solo desde la humildad recordaros que el Niño que va a venir lo hace con un mensaje de Paz y Amor para todo el mundo, que estas fiestas sirvan para incrementar la unión familiar y la buena relación con los amigos.  Que acaben pronto todas las  guerras y el bien una vez más triunfe sobre el mal.

Con todo el cariño   Feliz Navidad.

 

Juan Carlos Ruiz de Villa      01.12.2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *