Miguel de Cervantes y Don quijote 7


Toda la vida hemos oído hablar de Cervantes y de su famoso Don Quijote y siempre he tenido la sensación de que sabíamos poco de ellos y lo poco cogido con alfileres, quizás porque también era mi sensación.  Así que en el quinientos aniversario de su muerte os envío estas brevísimas y sencillas reflexiones. Juan Carlos Ruiz de Villa.

PEQUEÑAS REFLEXIONES

Don Miguel de Cervantes Saavedra nace un 29 de septiembre del año 1547 en Alcalá de Henares, ciudad donde fue bautizado y muere en Madrid  el 22 de abril del año 1616 a la edad de 68 años, dándosele sepultura  al día siguiente 23 de abril.   Se sabe muy poco de su infancia y juventud, luchó en la batalla de Lepanto. Se casó en Esquivias Toledo a la edad de 37 años con la joven de 17 años Catalina de Salazar y Palacios y se le conoce una hija.  Más tarde en el año 1587 marcha a Sevilla como comisario de provisiones de La Armada Invencible.

Su vida  es una larga historia de penalidades, una detrás de otra, en lo personal un hombre religioso como era él llega a ser  excomulgado por intentar cobrar impuestos a la iglesia,   en lo militar fue herido y sufrió cautiverio en Argel durante cinco años y medio con cuatro intentos de fuga todos organizados por  él,  en lo familiar no se llevó muy bien ni con su mujer ni con su hija, como escritor no conoció gloria alguna hasta ya una edad avanzada.  Fue  un hombre paciente, comprensivo y  culto, que probablemente no llego a cursar estudios universitarios, lleno de humor e ironía y con una gran afición por la literatura.  Casi se podría decir que  Cervantes es el equivalente  a fracaso,  pero su afán por la literatura lo salva de una vida azarosa y llena de problemas y en cada caída surge un nuevo levantamiento  con un  Don Miguel de Cervantes cada vez más fuerte e ilusionante.

Así como en Hamlet Shakespeare expresa “pienso luego existo” Cervantes es un creador nato, él parece que nos quiere decir, “he creado, escribo,  creo y seguiré  creando y escribiendo, luego existo”.

Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día veintitrés de abril pero  siempre utilizando en Inglaterra el  calendario Juliano,  con el mismo calendario, el Gregoriano, la fecha de muerte de  Shakespeare sería  el  tres  de mayo, ó sea diez días después.

Cervantes es un escritor de edad tardía, y casi toda su obra se publica cuando el tenia una edad avanzada, siendo sobre los sesenta años cuando más pública. Esto no quiere decir que durante todo esos años anteriores no escribiera o escribiera poco, todo lo contrario, pienso que escribió siempre, en cada rato que tenía libre y le era menester, guardaba y perfeccionaba todo aquello que escribía hasta dejarlo perfecto. Y quizá cuando hubo conseguido una vida un poco relajada saco a la luz todos aquellos escritos que hasta entonces por sus diferentes trabajos para ganarse el sustento no pudo publicar.

Pienso que fue un hombre valiente y generoso,  gran observador que durante su vida alterno momentos de grandeza y esplendor con otros de enorme pobreza y esclavitud,  que supo codearse de igual a igual con el pobre y el rico pasando por la nobleza y  tengo la sensación que todo ese fruto de su observación de una vida rica, intensa  y llena de avatares y contrastes lo plasmo en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.

La primera parte del Quijote se publicara en el año 1605 cuando Cervantes tenía ya la edad de 57 años y en el año 1615 publica la segunda parte del Ingenioso Caballero don Quijote de la mancha. Con esta parte ya más conocida como novela seria alcanzara fama Universal.

“El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, por considerarse «el mejor trabajo literario jamás escrito”, encabezó la lista de las mejores obras literarias de la historia que se estableció con las votaciones de cien grandes escritores de 54 nacionalidades a petición del Club Noruego del Libro en 2002.

¿Pero que es el Quijote?,  parece que no es otra cosa que una narración hecha por un narrador que al comienzo prefiere ocultarse, sobre un hidalgo con la cabeza perdida acompañado de un escudero simplón y de pocas luces.

En un principio el Quijote era solo humor que arremetía contra todo y contra todos, solo se salvan Dios y el Rey.  Cervantes era un hombre profundamente religioso,  riéndonos con el Quijote nos estaríamos riendo de muchos valores, como la justicia, la política y algunos actos religiosos, siempre benevolente con los débiles y mostrando dureza frente al fuerte.

A lo largo del Ingenioso Hidalgo vemos que el simplón  de Sancho no es tal,  es el contrapeso al idealismo de Don Quijote, Cervantes a través de él hace un alegato del buen pensador del hombre sencillo y humilde pero  con la cabeza sobre los hombros, Sancho es igual a Sentido común, cualquier ley que atente contra el Sentido Común será legal pero no será justa, como se aprecia en muchos de los diálogos entre ambos, como dice el bueno de Sancho;  “para dar y tener seso es menester”.

¿Pero  quién es Don Quijote?  No es otro que un hidalgo pobre de  50 años unos 60 de ahora, llamado Alonso Quijano que vive sin trabajar de las rentas de sus fincas, con un pasado y un presente anclado en la monotonía. Hidalgo bueno y sabio sin alicientes ni expectativas, cuya vida se reduce a leer y platicar con los amigos de la aldea, con un comer digno un vivir honesto y la lectura como gran entretenimiento, lectura que se convierte en monotemática, libros de caballería, lee a todas horas, leyendo   se olvida de comer, de la casa, de la finca, en la literatura encuentra todo lo que  la vida no le da, la fama, la acción y  el Amor.  Don Quijote no es un loco, nada más incierto, es un caballero andante por propia voluntad para quitarse el aburrimiento y la rutina al que le somete  la  vida en su aldea de la mancha de cuyo lugar no quiere ni acordarse.

dulcinea¿Dulcinea?  Para don Quijote es una mujer llena de virtudes, bella y dulce como no podía ser menos la señora de un caballero andante,  pero en la realidad de la novela era ni mas in menos que Aldonza Lorenzo, una moza que en diálogos con Sancho, este nos hace ver que era muy conocida, una labradora fuerte, guapa, no muy limpia y que se liaba con todo ser viviente, nada que ver con la Dulcinea virtuosa e  idealizada del Hidalgo.

Al caballo de Don Quijote, se le conoce por el nombre de Rocinante, rocín denante, rocín antes de lo que ahora era, piel y huesos. Cuatro días estuvo el rocinanteHidalgo dándole vueltas y más vueltas a que nombre ponerle antes de decidirse por él,  Rocinante nombre fuerte y  sonoro.   Cervantes a través de él  parece que nos viene  a sugerir que más de una persona confunde  razonar con rocinar.

En esta obra  Cervantes parece que nos quiere decir una y otra vez, que lo que verdaderamente cuenta es la acción,  vale la pena salir mil veces derrotado y otras tantas levantarse, lo importante es la lucha.

La libertad y la honestidad  son  otros de los valores a los que continuamente parece que hace mención el Quijote en sus diálogos con Sancho.  “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad,  así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.  “Que los hombres, cualquier hombre, todos los hombres son libres y han de luchar siempre por hacer realidad sus ilusiones y sus sueños”.libertad

Cervantes a lo largo del libro  nos va mostrando la pelea constante que mantiene Don Quijote contra el poderoso y su lucha incesante  por intentar cambiar el mundo con tres ideales: justicia, libertad y sentido del honor.

“Cambiar al mundo amigo Sancho, que no es locura ni utopía si no justicia”

Con la delicadeza que le caracteriza y como si fuera hoy, dirigiéndose a Sancho nos habla de corruptelas,  estómagos agradecidos  y recompensas; ¡Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!

  Así a lo largo del libro vamos viendo como Don Quijote consagra su vida a la sublime locura de la verdad, que no es otra cosa que amor por la justicia y fundamentalmente  por la libertad entendida en el amplio y complejo sentido que el mismo expone a Sancho, “El Quijote, es en tal sentido un modelo de aspiración a un ideal ético y estético de vida.”

En el Quijote se aprecia el realismo mezclado con la fantasía, el humor con lo trágico, la utopía y el ideal del amor, con la más fría realidad. Es una “escritura desatada“: géneros épicos, teóricos, trágicos, cómicos, prosa, verso, dialogo, filosofías, leyendas… y  la parodia de todos ellos.

Con palabras de Don Ricardo Ostuni, podríamos concluir estas pequeñas y sencillas reflexiones diciendo que:

“El Quijote es, quizás, el mayor monumento literario que se le ha hecho al hombre, exaltando en cada página, su derecho a la libertad de pensamiento, de ensueño y de palabra.”

Ladran Sancho, señal que cabalgamos

Quiere decir que cuando  hablen de nosotros    algo estamos haciendo bien o bien que alguien avanza a   pesar de las criticas.

ladransancho


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 ideas sobre “Miguel de Cervantes y Don quijote

  • Pedro Escalante Garay

    JuanCar: hace pocos días asistí a una conferencia (organizada por el Colegio Vaco de Economistas) de Milagros García Crespo, mujer que ha desempeñado importantes cargos en la academia y en la administración (es sobrina de un jubilado ya fallecido de la vizcaína -Antonio Crespo- y prima de Juan Luis Crespo.)
    En la conferencia habló de Cervantes como recaudador de impuestos y, en efecto, como dices, fue excomulgado por la Iglesia, al intentar cobrarle impuestos («con la iglesia hemos topado, amigo Sancho»), pero también encarcelado por orden de rey por operaciones -no acabo de entender si con razón o sin ella- en la administración de los dineros públicos. (Sancho, cuando va a ser nombrado gobernador de la Ínsula Barataria, ya prevé que se va a forrar).
    Juancar no le atribuyas a Hamlet lo que es el núcleo de la filosofía de Descartes.
    Juancar, es preciso alimentar el tema cultural en la Asociación. Gracias por tu iniciativa.

    • Juan Carlos Ruiz de Villa

      Pedro, me alegra mucho tu comentario y en lo que pueda algo seguire haciendo. Con respecto a Descartes comentarte que no era mi intención atribuirle a Shakespeare la famosa frase, pero pienso que así como Cervantes fue un gran observador de todo lo que le rodeo, Shakespeare fue el gran filósofo y los dos así lo transmitíeron.
      Shakespeare a través del príncipe Hamlet y su ser o no ser esa es la cuestión, habla de la certeza más allá de la duda. ¿Por qué que es la verdad? y creo que cuando años despues Descartes se aisla del mundo en una cabaña en Alemania y procede a poner en duda todos sus conocimientos para hallar la verdad más allá de la duda, quizás tuvo mucho que ver en ello Shakespeare y quizás de ahi el je pensé donc je suis de su discurso del metodo.

  • Jorge Ibor

    Juan Carlos, me encanta El Quijote y me ha encantado tu colaboración.

    Por desgracia conozco demasiada gente que no ha leído el libro ni lo va a intentar por prejuicios. Están, bajo mi punto de vista, equivocados. Espero que lo que has escrito les anime a leerlo.

    • Juan Carlos Ruiz de Villa

      Gracias Jorge por tu comentario, he leido tus articulos y me han encantado, yo tambien espero sigas escribiendo y dandonos la oportunidad de leerte y disfrutar con ello.

  • Pedro Escalante Garay

    No me resisto a glosar el valiente comentario de Juan Carlos. Nosotros, los de Bilbao y alrededores, tenemos una especie de deuda con D. Miguel de Unamuno. A finales de Diciembre de este año se celebra el 80 aniversario de su muerte, acaecida a finales de Diciembre del año (fatídico) de 1936.
    Me dicen que la televisión pública de Castilla y León reprodujo recientemente la escena del enfrentamiento entre D. Miguel y Millán Astray el día 12.10.1936. Estoy casi convencido que el disgusto (y el miedo) de tal enfrentamiento aceleró la muerte de este ilustre bilbaíno.
    La frase que lanzó en aquel enfrentamiento (venceréis pero no convenceréis) forma parte ya de nuestro léxico.
    Animo a la Asociación a reivindicar a esta figura universal que fue D. Miguel (le gustaba su nombre, había nacido el día de San Miguel un 29 de Setiembre, porque era el de Cervantes, pero nunca le perdonó a Primo de Rivera que se llamase Miguel).

  • Pedro Escalante Garay

    Juancar, he leído tu comentario sobre Shakespeare y su personaje Hamlet. Nada que ver con Descartes. Pero si tú encuentras la ligación entre las dos formas de pensar, mi más cordial enhorabuena.
    Está bien que comentemos estos puntos de vista que tienen que ver con la cultura a secas y nos hacen olvidar los sinsabores de una vida profesional en que los intereses de unos pocos han prevalecido sobre el bien y el desarrollo de los más.
    Con respecto a Hamlet, se trata en efecto de un personaje clave en la enorme obra teatral de Shakepeare. Sin duda es la obra que más se ha representado y que más veces se ha llevado al cine, ya que la duda sistémica entre la venganza por el escándalo que le toca vivir y su indecisión a una actuación eficaz (no digamos del ya famosísimo «ser o no ser») dan al personaje (o al menos es lo que en mi opinión Shakespeare intentó) una atención y una identificación que invade las emociones de los espectadores.

  • Jorge Ibor

    Juan Carlos, me gusta leer y, desde que empecé a hacerlo en la web, escribir. Ahora estoy pensando en un par de temas, uno sobre Vela Zanetti que me comentó Pedro, no por tener ningún interés especial en su obra o en su vida: por saber de cosas interesantes por un conocido mío cuya familia fue vecina de la suya.

    Para el otro me gustaría tener mas documentación. Va sobre el Rey Felón, Fernando VII. Y si encuentro más base otro sobre un Rey que podría haber sido grande pero no le dejaron ni su hermano, ni la nobleza ni el clero aunque luego le tumbó el pueblo: José Bonaparte, llamado Pepe el Botella (aunque está documentado que era abstemio). Tan extranjero como los Trastamara para Aragón y los Austrias y los Borbones para las Españas. Y Amadeo, al que se le llamó para que fuera monarca y no se le dejó hacer otra cosa que yacer y cazar como dejó claro en su interesante discurso de abdicación.

    Y en los próximos días se publicará en la web una colaboración que habla sobre la Campana de Huesca.