Antonio Machado y Soria (1907-1912) (IV Final) 1


Por Pedro Escalante Garay 

DOÑA LEONOR IZQUIERDO CUEVAS

El cuarto y final artículo sobre A.M. y Soria, tenemos que dedicarlo a la gran desconocida de esta historia: Leonor Izquierdo Cuevas.

Jorge además me comenta que sería preciso citar los versos “A un olmo seco” que comienzan:

Al olmo viejo, hundido por el rayo

y en su mitad podrido,

…   …   …   …

Realmente el “olmo seco”, que hoy en día se enseña en Soria, no es otra cosa que el cuerpo enfermo de Leonor.

Sin duda, es uno de los más hermosos poemas de Machado, que lo terminará de escribir a comienzos del mes de mayo de 1912.

Una precisión más sobre el viejo olmo: repite Antonio en su poema largo (700  versos) de “La tierra de Alvargonzález” la cita al olmo viejo, en el que las abejas han construido un panal. Sin duda, Antonio pensaba o pensó en algún momento que su jovencísima esposa iba a curarse.

En la primera versión de “La tierra de Alvargonzález” el poeta escribió:

 

                   Los hijos de Alvargonzález

                   ya tienen majada y huerta,

                   campos de trigo y centeno

                   y prados de fina hierba,

                   dos yuntas para el arado,

                   un mastín y cien ovejas.

En una versión posterior añade a las posesiones de los parricidas algo más, la colmena, la curación de Leonor en el viejo tronco de un olmo seco:

 

                   Los hijos de Alvargonzález

                   ya tienen majada y huerta,

                   campos de trigo y centeno

                   y prados de fina hierba;

                   en el olmo viejo, hendido

                   por el rayo, la colmena,

                   dos yuntas para el arado,

                   un mastín y cien ovejas.

1.- Doña Leonor Izquierdo

Poco o nada sabemos de Leonor, la hija mayor de los dueños de la pensión, a la que se mudó Antonio Machado en diciembre de 1907: su madre Isabel Cuevas y su marido, Ceferino Izquierdo Caballero, ex-sargento de la Guardia Civil. El matrimonio, en esa fecha, tiene tres hijos: Leonor de 13 años, Sinforiano de 10 y Antonia que acaba de nacer.

Era Leonor soriana por los cuatro costados, nacida a dieciocho kilómetros de Soria capital, en el castillo de Almenar (antigua propiedad de los condes de Gómara) reconvertido en cuartel de la Guardia Civil.

Antonio compitió por su amor con “un mocito barbero”. Su táctica consistía en escribirle versos a Leonor y dejarlos en lugares donde ella podía encontrarlos. Reproducimos un poema, cuyo origen pudo ser llamar la atención de la niña Leonor:

 

                            EN TREN

                            Yo, para todo viaje

                            -siempre sobre la madera

                            de mi vagón de tercera-,

                            voy ligero de equipaje.

 

                            Si es de noche, porque no

                            acostumbro a dormir yo,

                            y de día, por mirar

                            los arbolitos pasar.

                            Yo nunca duermo en el tren,

                            y, sin embargo, voy bien.

 

                            …   …   …   …   …

                            Luego, el tren, al caminar,

                            siempre nos hace soñar;

                            y casi, casi olvidamos

                            el jamelgo que montamos.

                            ¡Oh, el pollino

                            que sabe bien el camino¡

                            ¿Dónde estamos?

                            ¿Dónde todos nos bajamos?

                            ¡Frente a mí va una monjita

                            tan bonita¡

                            Tiene esa expresión serena

                            que a la pena

                            da una esperanza infinita.

 

                            Y yo pienso: tú eres buena;

                            porque diste tus amores

                            a Jesús; porque no quieres

                            ser madre de pecadores.

                            Mas tú eres

                            maternal,

                            bendita entre las mujeres,

                            madrecita virginal.

 

                            Algo en tu rostro es divino

                            bajo tus cofias de lino.

                            Tus mejillas

                            -esas rosas amarillas-

                            fueron rosadas, y, luego,

                            ardió en tus entrañas fuego;

                            y hoy, esposa de la Cruz,

                            ya eres luz, y sólo luz…

                            ¡Todas las mujeres bellas

                            fueran, como tú, doncellas

                            en un convento a encerrarse¡…

                            Y la niña que yo quiero,

                            ¡ay¡ ¡preferirá casarse

                            con un mocito barbero¡

 

                            El tren camina y camina,

                            y la máquina resuella,

                            y tose con tos ferina.

                            ¡vamos en una centella¡

Leonor decidió entre el barbero y el poeta. Antonio, novio y caballero, se trasladó de pensión hasta el día de la boda.

Machado describió la sentida muerte de su esposa, ocurrida a las 10 de la noche del 1 de Agosto de 1912:

 

                            Una noche de verano

                            -estaba abierto el balcón

                            y la puerta de mi casa-

                            la muerte en mi casa entró.

                            Se fue acercando a su lecho

                            -ni siquiera me miró-,

                            con unos dedos muy finos,

                            algo muy tenue rompió.

                            Silenciosa y sin mirarme,

                            la muerte otra vez pasó

                            delante de mí. ¿Qué has hecho?

                            La muerte no respondió.

                            Mi niña quedó tranquila,

                            dolido mi corazón.

                            ¡Ay, lo que la muerte ha roto

                            era un hilo entre los dos¡.

 

2.- El olmo viejo

Sugiere Jorge la cita de estos versos. Poéticamente recogen la enfermedad de Leonor y el estado de ánimo de su marido. Es una forma de retratar a la joven y malograda esposa:

 

                                      A UN OLMO SECO

 

                            Al olmo viejo, hendido por el rayo

                            y en mitad podrido,

                            con las lluvias de abril y el sol de mayo,

                            algunas hojas verdes le han salido.

                            ¡El olmo centenario en la colina

                            que lame el Duero¡ Un musgo amarillento

                            le mancha la corteza blanquecina

                            al tronco carcomido y polvoriento.

 

                            No será, cual los álamos cantores

                            que guardan el camino y la ribera,

                            habitado de pardos ruiseñores.

 

                            Ejército de hormigas en hilera

                            va trepando por él, y en sus entrañas

                            urden sus telas grises las arañas…

 

 

                            …   …        …

Hoy en día se conserva junto a la fachada oeste de la iglesia de la virgen de El Espino, el tocón del viejo olmo. Junto a la pared sur de la misma iglesia, en el cementerio de El Espino, reposan los restos de Leonor.

____________

Recuerdos y saludos a todos los que hemos trabajado en las Cajas de Ahorro, que se metamorfosearon en un banco.

___________

Yo quisiera despedirme con estos versos de D. Antonio que reflejan la añoranza del  paisaje y de la naturaleza sorianas. En el último, el poeta se pregunta si realmente Soria, antes de conocerla, estaba ya en su corazón:

 

                            ¡Oh, sí, conmigo vais, campos de Soria,

                            tardes tranquilas, montes de violeta,

                            álamos del río, verde sueño

                            del suelo gris y de la parda tierra,

                            agria melancolía

                            de la ciudad decrépita,

                            ¿me habéis llegado al alma,

                            o acaso estabais en el fondo de ella?

 

FIN

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Antonio Machado y Soria (1907-1912) (IV Final)

  • Pedro Escalante Garay

    Con este cuarto artículo cerramos el encuentro (el amor y la muerte) entre Antonio Machado y Soria. Queremos organizar el año que viene una excursión a Soria recordando a los poetas que les inspiró esta ciudad de la cabecera del Duero. Debemos además incluir en la relación de poetas a Gustavo Adolfo Bécquer, que se inspiró en el monasterio de Veruela, al pie del Moncayo y a Gerardo Diego, santanderino, licenciado en Deusto y que fue catedrático de literatura en el instituto de Soria (1920). Por tanto vamos comentar la vida de estos dos poetas con el fin de ambientar la excursión, que se dedicaría a disfrutar del viaje y de la poesía.
    Esperamos participar en el interés por los poetas…