Siberia


SIBERIA. LOS MOTIVOS.

Un amigo me diría: ¿por qué hablas de Siberia y no de Sahagún?

Hace unos años estaba comiendo en mi ciudad natal con la familia. Compartía mesa, entre otros, con una sobrina que vivía entonces con los suyos en Varsovia y con otro sobrino que había estado por motivos de trabajo en Siberia en pleno invierno.

Hablaron de lo distinta que es la vida cuando hace mucho fío. En la capital polaca habían llegado a soportar -22º y en la ciudad siberiana (no recuerdo el nombre) -45º. Escuchar que la sangre se espesa, que si vas a la calle no debes pararte, que caminas más despacio, que te cansas más, que la gente es muy amable, que se preocupan por ayudarte si te ven en dificultades,…, me animó a conocer más del tema.

Me animé a buscar en internet publicaciones sobre este tema, leerlas, escribir mis conclusiones y compartirlas.

El paso inicial lo di con el artículo sobre “Los Urcas” publicado en el blog de nuestra web:

https://asojubibbk.es/4759-2/

HABLAR DE SIBERIA.

Hablar de Siberia es hablar de todo a lo grande. Es hablar de grandes extensiones, de grandes distancias, de grandes tundras, de grandes bosques, de la gran belleza de sus paisajes.

Es hablar de riqueza oculta, de petróleo, de gas, de metales pesados. Es hablar de zonas restringidas, de ciudades cerradas.

Es hablar de mucho frío en invierno, muchísimo, sobre todo si nos vamos al norte. Es hablar de enormes zonas con poca gente aunque de mucha amabilidad y cortesía, de etnias y culturas diferentes, respetuosas, respetables, de grandes zonas monumentales en sus ciudades principales y de maravillosa arquitectura en ellas. Y de mucha seguridad.

También es hablar de tiempos pasados de pobreza, de incultura, de ignorancia, de aislamiento, afortunadamente superados, sobre todo en las zonas de mejor comunicación y mayor desarrollo. Es hablar de esperanza.

Tristemente, es hablar de un lugar de deportaciones, en la época de los zares y en las comunistas, tanto en tiempos de Lenin como, especialmente, de Stalin. Es hablar de “gulags” con su trabajo infinito y con su frio. Y es hablar de sufrimiento, de trabajos forzados en condiciones inhumanas y de muerte cruel.

Y, por fin, es hablar del Transiberiano, el ferrocarril de recorrido más largo del mundo, el que más husos horarios atraviesa, el de más lujo y el más humilde, el que hace crecer y desarrollar las poblaciones por las que pasa.

Es hablar de muchas cosas. Como corresponde a una región tan grande.

Y después de tanto hablar, debemos beber. Como no vamos a encontrar agua siberiana embotellada con facilidad nos podemos decantar por “agua Borjomi” de la “cercana” Georgia.

Pero si nos animamos, mejor vodka acompañado con un poco de caviar.

ALGUNOS DATOS.

Situada en el norte de Asia, limita al oeste con los montes Urales, al este con el océano Pacífico, al norte con el Océano Glaciar Ártico y al sur con Kazajistán, Mongolia, China y Corea del Norte.

Algunos datos comparativos:

               SIBERIA                RUSIA        ESPAÑA EUSKADI
Superficie km2 13.100.000 17.098.242 505.370 7.234
Habitantes 36.000.000 146.804.372 46.659.302 2.164.311
Habitantes/km2 2,7 8,6 92,3 299,2
  Novosibirsk Moscú Madrid Bilbao
Habitantes 1.602.915 12.500.123 3.207.247 345.122

Se considera que Siberia está dividida en tres grandes zonas que, de oeste a este, son:

  • Siberia Occidental, 2.427.000 km2, situada entre los Urales y el rio Yeniséi. En su zona norte, como sucede en toda Siberia, el clima es extremo, con poca luz solar. Su vegetación es básicamente la correspondiente a la tundra. Si vamos bajando veremos un gran bosque de coníferas acabando en la zona sur con la taiga como dominante. En sus tierras hay, frecuentemente, zonas pantanosas, con abundantes lagos y ciénagas.
  • Siberia Central, 4.122.000 km2., entre el rio Yeniséi al oeste y el Lena al este, con una altura sobre el nivel del mar en la zona norte comprendida entre los 300 y los 1.200 metros, muchos cañones y lagos realmente profundos como el Baikal. El sur es montañoso alcanzando sus cumbres entre 3.000 y 4.000 metros.
  • Siberia Oriental, más de 6.000.000 km2, situada desde el este del rio Lena hasta el océano Pacífico, con diferentes sistemas montañosos y zonas volcánicas activas en Kamchatka.

En cuanto a su distribución por áreas políticas, mejor que contarlo me voy a limitar a copiar el mapa que figura en wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Siberia

Demográficamente, su población se concentra hasta en un 70% en ciudades que atraviesa el Transiberiano. Por lo tanto, la densidad demográfica en el resto es realmente baja. Superan el millón de habitantes las ciudades Novorsibirsk con 1,6; Ekaterimburgo 1,3; Omsk 1,1 y Cheliábinsk 1,07.

LOS TÓPICOS.                        

Existen una serie de tópicos sobre Siberia, muy extendidos incluso entre los rusos europeos. Los más destacados son:

  • En Siberia siempre hacer frio. El frio es intenso cuanto más al norte se viaja. Es indudable que parte del país está dentro del Círculo Polar Ártico. Pero en un territorio tan inmenso también hay una importante parte más caliente, en la cual la temperatura en verano puede alcanzar los 40º si bien no de forma continua. En ciudades como Novosibirsk hay playas de rio con escenarios fijos al aire libre en los que hay conciertos al atardecer.
  • En Siberia los osos andan por las ciudades. En muchas y grandes zonas boscosas de Siberia hay osos. Y si en la época de buen tiempo, por circunstancias de clima, incendios forestales, etc., hay escasez de alimentos, se acercan a buscarlos a los poblados. Pero no es nada habitual. Y menos en las ciudades importantes.
  • Siberia es triste. Esto que era así hasta hace poco por la represión que imperaba – todo Rusia lo era – se está superando a marchas agigantadas. Incluso en las zonas más frías y menos habitadas se organizan entretenimientos. En las zonas que recorre el Transiberiano, las actividades ciudadanas están creciendo rápidamente.
  • Siberia es un lugar peligroso: mejor no vayas. Pero no, eso fue y ya no es. La Unión Soviética con sus inhumanos campos de prisioneros y su salvaje represión pasó, afortunadamente, a la historia. Al igual que pasaron los campos de concentración nazis.

RETRATO DE UN SIBERIANO.

Recomiendo la lectura del artículo publicado en el blog russia beyond. Sería formidable poder hacer un “corta y pega” pero las limitaciones del copyright no lo permiten.
https://es.rbth.com/estilo-de-vida/80194-siberiano-tipico

Bilbao, diciembre de 2018. Jorge Ibor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *