Navidad 2018


Un año más llega el mes de diciembre y con él las cuatro semanas de Adviento que preceden a la Navidad, las dos últimas nos invitan a pensar sobre el nacimiento de Jesús y su irrupción en la historia de la humanidad. Desde pequeños en nuestras casas nos mostraron un nacimiento, un belén o un árbol de navidad con sus bolas y luces y sabíamos que esos días habría gran fiesta en casa, nos reuniríamos con amigos y familiares, tocaríamos la pandereta, cantaríamos algún villancico, tiraríamos cohetes, bombas y petardos, habría bonitos regalos y los que podían comerían hasta reventar, y aquí quedaba todo.

Nunca nos paramos a pensar en el Niño que nos traía la alegría a casa, la paz a los hogares y nos mostraba un nuevo camino más alegre, más libre y lleno de amor y esperanzas. Éramos jóvenes y no estábamos para eso. Ahora ya mayores algunas veces solemos pensar que la Navidad no merece la pena, cenamos demasiado, nos acostamos tarde y al día siguiente cansados y con sueño comemos y bebemos muchísimo, pura gula, nos gastamos un dineral en comida y regalos y cuando terminan las fiestas nos decimos, otro año más que he caído en la trampa. Hemos terminado las fiestas cansados, empachados, con sueño y nos hemos gastado un montón de dinero que no queríamos gastar. Pero sabemos que si quitásemos un poco de la cena, de la comida, de los regalos y no trasnocháramos tanto no hay mejores fiestas que las de navidad, sobre todo en aquellos hogares donde hay niños y familiares que viven lejos de nosotros. Porque ante la mirada y la sonrisa inocente de un niño frente a las luces del árbol de navidad o viendo caer el agua en el nacimiento o al desenvolver su regalo, ¿quién no se sonríe y vuelve a ser niño? ¿Quién viendo pasar a los Reyes Magos no se agacha a por un caramelo y estira los brazos a por más? ¿Quién no sonríe viendo a su hijo o a su nieto en brazos del Olentzero o de Papa Noel y quién no se alegra y se llena de júbilo cuando vuelven los seres queridos que están lejos a reunirse con la familia y celebrar la Navidad al calor del hogar? Solo por esas sonrisas y por ese estar con nosotros de los que están lejos, ya vale la pena celebrar la Navidad.

Y es que en eso estriban estas fiestas en volver a sonreír y reír como cuando éramos niños, acordarnos con cariño de todos aquellos que ya no están con nosotros, esperar que lleguen los familiares y amigos que tenemos fuera y junto con los que tenemos aquí todos juntos pasar unos días inolvidables en amor, paz y concordia. Solo eso, nada más.

«Agranda la puerta, Padre, porque no puedo pasar. La hiciste para los niños, yo he crecido, a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta, achícame, por piedad; vuélveme a la edad aquella en que vivir es soñar.»
Miguel de Unamuno

 Esperando que paséis unas maravillosas fiestas de Navidad,

Juan Carlos Ruiz de Villa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *