Excursión a Zumaia, sidrería Saizar y Getaria (26.04.2022)


Txotx.

Con la expectativa de un día primaveral y excepcional en materia climatológica, a la convocatoria realizada por la directiva de la asociación acudimos 66 personas que partieron puntualmente a la hora señalada desde el parking del Instituto en Bilbao. Digo que partieron porque a nosotros nos recogieron en el acceso a la autopista en Durango. Muchísimas gracias por el detalle.

El primer alto en la excursión fue en la parada del bus de Zumaia, y dando un pequeño paseo llegamos al punto de encuentro, con una puntualidad exacta, donde nos estaban esperando Amaia y Maddalen de la organización Sagardoa Route que nos había ayudado a completar la programación del día.

Como estaba previsto, para empezar la jornada, todo el grupo nos encaminamos al restaurante Ubera donde nos estaban esperando para degustar un buen café o un buen caldo además de unos excelentes chorizos, todo ello gentileza de la Directiva con la financiación de la Diputación.

Finalizado el ágape nos dividimos en dos grupos para continuar con las actividades previstas.

 En mi grupo comenzamos por la navegación por el Geoparque de la Costa Vasca, para ello nos dirigimos al muelle Txomin Agirre donde.nos estaba esperando el capitán con 2 marineros y una guía que nos iba a explicar todos los detalles sobre el Flysch de Zumaia.

Mientras salíamos hacia el mar nos fue explicando la evolución de Zumaia que después de acoger a más de 15 astilleros, en la actualidad solo acogía a uno, Astilleros Balenciaga, muy importante por el tipo de barcos especiales que construía, en aquel momento había dos en construcción impresionantes.

También nos explicó como se había ganado terreno al mar y como eso había derivado en una nueva playa en la dirección a Getaria.

Salimos ya a alta mar y fuimos acercándonos al Flysch, la guía nos fue explicando que se tratan de unas formaciones rocosas donde se mezclan diversos materiales, unos más blandos que otros que por la evolución de la Tierra aparecen al borde del mar, y la razón por la cual unos son blandos y otros no, se debe a los cambios climatológicos producidos durante muchísimos millones de años, si eran fríos o si eran calientes, es decir si la Tierra se enfriaba o si se calentaba. Por ello tienen muchísima importancia porque podría decirse que en esas rocas está escrito el gran libro de la tierra. Numerosos científicos se acercan a Zumaia para analizar las rocas y obtener conclusiones. La guía nos invitó para que en otro momento realizásemos la excursión a pie para visitar dos puntos, señalados en oro, por la importancia de la información que abarcan.

Después de una hora navegando regresamos al muelle donde nos estaba esperando Vio (Violeta), la guía que nos iba a acompañar a la visita guiada por  Zumaia.

En primer lugar nos dirigimos a la Cofradía de Mareantes San Telmo en Zumaia, donde en un edificio pequeñísimo es recomendable, por su valor etnográfico, visitar la sala de ventas y su sofisticado mecanismo para las subastas.

Vio nos explicó la dificultad en la adjudicación de la subasta del pescado, puesto que era muy difícil asignar el lote del pescado a aquel que hubiera levantado primero el dedo y que esto producía numerosas disputas y como las nuevas tecnologías de aquella época permitieron diseñar una sala donde en cada asiento había un dispositivo que en el momento de pulsarlo liberaba, en un armario situado en el centro de la sala, la bola correspondiente de un color determinado con lo cual no había disputas. Nos hizo una demostración del funcionamiento y  nos animó a caminar hasta la ermita de San Telmo, patrón de los marineros, donde desde el siglo XVII, se trasladó la Cofradía de Mareantes de su mismo nombre.

Nos advirtió previamente de la cuesta (aquello parecía el Tourmalet) señalando al que quisiera que nos podría esperar apaciblemente tomando un refrigerio.

Su advertencia no tuvo éxito porque poquito a poco todo el mundo fue llegando a la ermita. Dentro de la misma nos indicó que su arquitectura es de estilo popular y destacó su retablo de estilo rococó del siglo XVIII. Como anécdota señalar que alguno de los presentes manifestó que en breve tiempo iba a asistir a la boda de un familiar en la ermita.

Finalizadas las dos visitas nos reagrupamos para dirigirnos al autobús para que nos llevara a la sidrería Saizar de Usurbil.

A la llegada a la sidrería nos estaban esperando Iñaki y algunos familiares de la sidrería que nos dieron algunas explicaciones sobre la misma.

Nos señalaron que tenía más de medio siglo, cuando se transformó pasando de ser una típica explotación agraria a una sidrería al uso. Fue una apuesta que inició Esteban Lertxundi junto a su esposa Olivia Ibarguren que ahora continúan sus hijos y que ha  ido transformándose sucesivamente. El Año 2004 fue un punto de inflexión a la hora de incrementar su producción llegando a producir en este momento unos 2 millones de litros de Sidra.

Ahí entró el amigo Larri y le lanzó una pregunta capciosa (se nota que estuvo en riesgos) ¿Todas las manzanas son autóctonas? Iñaki tuvo que confesar que no, que se importaba mucho de la Normandía Francesa, Rumania y otros países de la Unión Europea.

De todas formas estaban trabajando junto a muchos otros sidreros en la creación de la marca “Euskal Sagardoa”, elaborada con manzana autóctona de Euskadi.

Después de realizarnos otra serie de preguntas de si conocíamos cuantas variedades de manzana había en el mundo (7.500), cuantas en Euskadi (1.000) y cuantas se empleaban en Gipuzkoa (25), pasamos al interior donde por grupos visitamos las instalaciones y posteriormente nos visualizaron un video  de presentación.

Finalizada la visualización nos trasladaron al comedor y nos invitaron a sentarnos y aquí si tengo que decir que nos apretujaron en las mesas no disponiendo de un espacio de comodidad para poder disfrutar de la comida, cuando el comedor disponía de mesas suficientes y amplias. ¿Sería porque trataban de evitar el flujo de las personas a las kupelas para disfrutar de la llamada al Txotx? Ahí lo dejo.

Sin embargo, por otra parte, el pintxo de chorizo inicial, la tortilla de bacalau, el bacalau frito con los pimientos verdes y cebolla, el chuletón de buey troceada, el queso autóctono, el membrillo y las nueces y las tejas y los cigarrillos estuvieron excelentes.

Entre plato y plato algunos nos animamos a la llamada del Txotx y acudimos a las kupelas donde estaba Iñaki Lertxundi, miembro de la familia Saizar, que nos fue abriéndolas para degustar sidra con diferentes sabores por su proceso de evolución.

Finalizada la comida montamos en el bus para desplazarnos a Getaria, donde nos estaban esperando dos guías para explicarnos cuestiones realizadas con este pueblo costero famosos por ser la localidad natal de dos personalidades mundialmente conocidas: Juan Sebastián Elcano y el modista Cristóbal Balenciaga.

Por cierto el 6 de Septiembre se cumplen 500 años desde que, con otros 17 tripulantes, Elcano arribó a Sanlúcar de Barrameda tras dar la vuelta al mundo durante tres años.

Después de divisar una vista panorámica del puerto con las explicaciones pertinentes nos trasladamos a la iglesia de San Salvador una de las joyas góticas del País Vasco, declarada monumento nacional.

Finalizada las visitas nos trasladamos al autobús para iniciar el regreso a Bilbao.

Mi valoración es que fue un día excelente, tanto en lo climatológico, como en lo cultural y gastronómico y que además me sirvió para volver a hablar con mucha gente que hacía tiempo no había visto.

Animo a la directiva a seguir organizando nuevas excursiones de este tipo y animo también a la gente a participar en las mismas.

Un fuerte abrazo para todas y todos.

     Juan Mª Lersundi Gacetabeitia

 

Vídeos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *