ISDABE 2021


ISDABE: Inversiones Social Docentes del Ahorro Benéfico Español
(26 septiembre – 6 octubre)

 

Mis hijos esperaban ansiosos Semana Santa y Pascua en ISDABE, sabían que se iban a encontrar cada uno, su grupo de amigos hecho a lo largo de los años. Se sentían libres, aunque estaban vigilados por todos. Aún mantienen las amistades de esos 36 años y se ven siempre que pueden. Ahí pasamos las vacaciones familiares hasta que la residencia cerró en 2013.

No he dudado en aprovechar la ocasión brindada por la Asociación de Jubilados BBK para recordar viejas vivencias. No conozco a la mayoría, “el relaciones públicas” era Iñaki y ahora ya no está, pero vosotros os habéis ido presentando y he puesto cara a algunos y algunas de vosotras. ¡Gracias!

La excursión a Mijas ha sido entrañable, yo la conocí hace 49 años cuando era un pueblecito colgado en el monte. El autobús de línea no llegaba hasta allí porque no cabía. Te dejaba en la carretera donde esperaban los burro-taxis para subir hasta el pueblo… otra opción era hacerlo andando.

He ido viéndola crecer en sucesivas visitas a lo largo de los años. Desde el mirador de la Virgen de la Peña parecía que habían “sembrado” casas en la ladera. Ahora está llena. Aún siguen agrandando y embelleciendo el pueblo, de hecho, ya se puede llegar en coche y autobús. Ahora los burro-taxis tienen otra parada y otra función mas turística.

El Caminito del Rey me ha encantado; un entorno singular, un guía ameno, buena compañía y mucho vértigo que vencer. Todos los años hacíamos alguna excursión montañera desde ISDABE y esta era una escapada que teníamos pendiente por haber estado cerrado durante bastantes años.

Una oportunidad increíble para observar los cambios geológicos que con el paso de muchísimos años se han producido: un desfiladero, oquedades por erosión y sobre todo el giro que puede dar el suelo debido al empuje de las placas. Es de agradecer el sendero construido para controlar la traída de aguas para el aprovechamiento hidroeléctrico y aún más, las mejoras realizadas en el caminito para poder disfrutar del paisaje.

De ISDABE ¡qué decir! Nos la han cambiado y el primer impacto fue brutal. Pero fui recorriendo los rincones que me traen recuerdos y el nuevo hotel me ha ganado.

¿Qué pena! Ya no tenemos los finos con las gambitas del medio día en el bar de la playa, ahora es un restaurante self-service en horario continuo, sin embargo, hemos podido cenar viendo hermosas puestas de sol.

Veo desde mi balcón el frontón al que Iñaki, siempre bien acompañado, sacaba txispas a pelotazos. Solo quedan las paredes, ya no está operativo.

Hay cosas, sin embargo, que no han cambiado… la cafetería la pongan donde la pongan, es el reducto de los vizcaínos antes y después de las comidas y cenas y el punto de referencia para entretenidas tertulias. Quien busca tranquilidad, la encuentra en las piscinas de arriba (las antiguas Telefónica y la recepción central) o en la playa (otro reducto de vizcaínos). La piscina grande está reservada para los que prefieren música, aquagym, aquazumba y lo que se tercie. Y en todos lados es fácil encontrarte con una barra de bar, es lo que tiene pasearnos con la pulserita…

Ni que decir tiene que ha sido muy gratificante poder saludar a esas empleadas de la “familia ISDABE” con las que hemos compartido tantos años y que aún no se han jubilado.

En resumen, el complejo tiene aún más tamaño que lo que tenía antes y sigue siendo un lugar con mucho atractivo para unas vacaciones familiares. Un lugar estupendo para que los nietos den buena cuenta de los juegos de agua y sus toboganes. Yo me animé y disfruté de algunos de ellos. Y como no podía ser de otra manera, ya tengo a la familia revolucionada dispuesta a disfrutar de nuevo de ISDABE el próximo año.

 

Teresa Palazuelos
(viuda de Soldevilla)

 

ISDABE

MIJAS

CAMINITO DEL REY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.