El Coronavirus, otros virus y nuestros políticos 1


Los virus son agentes infecciosos microscópicos acelulares (no tienen células) que sólo viven y se reproducen en el interior de células.

Son tan pequeños que a pesar de saber de su existencia desde hace miles de años no se consiguió visualizarlos hasta la fabricación del microscopio electrónico el año 1931.

Se cree que la viruela, primera infección vírica conocida se inició unos 10.000 años A. C.

Aún hoy no hay ninguna medicación que ataque eficazmente a la mayoría de los virus por lo que la mejor solución es crear una vacuna que introducida en el humano haga que éste reaccione creando anticuerpos que maten al virus. En el cuerpo se fabrican anticuerpos de tipo universal, es decir que valen para cualquier infección pero que no son suficientemente eficaces en muchas infecciones. Con la vacuna conseguimos que se formen anticuerpos específicos para ese virus.

Para eso hay que inocular en las personas virus que tengan la virulencia lo bastante atenuada como para que el cuerpo haga anticuerpos sin que se desarrolle la infección. Son vacunas de virus vivos. Pudiera darse el caso, muy raro, de que ese virus vacunal produzca la infección que trata de prevenir en personas susceptibles. En eso se basan los anti vacunas. No importa si la vacunación evita millones de muertes, sólo se cuentan las que ocasione la vacuna.

La atenuación se consigue de varias formas pero la más antigua y más aceptada es la de pasar el virus de un animal a otro hasta que pierda fuerza al haber sido atacado por los anticuerpos de los animales por los que ha pasado. Hasta 230 veces en algunas vacunas.

Eso quiere decir que la virulencia de cualquier epidemia vírica va perdiendo fuerza a medida que se va extendiendo y va pasando el tiempo. A los tres meses de iniciada la epidemia la virulencia es unas 100 veces menor que al inicio de la misma.

Una vez pasada la infección hay una inmunidad frente a la misma que puede ser definitiva, como en la viruela o temporal. Aunque es importante el nivel de anticuerpos frente a una infección concreta lo principal es que el sistema inmunitario tiene ya un molde para fabricar anticuerpos de ese tipo en cuanto vuelva a encontrarse con ese agente infeccioso.

Cuando hay un nivel alto de gente vacunada, por encima del 70 %, la posibilidad de que se desarrolle una epidemia es casi nula. No se vacunó a todas las personas de este mundo contra la viruela y, sin embargo está erradicada. El último caso se dio en Somalia en 1977. Contra esto no sé qué dirán los anti vacunas, porque la viruela mataba al 33 % de los infectados.

Hay más de 60 familias de virus, miles de tipos de virus y además cambian con velocidad asombrosa. No se puede preparar vacunas para todos. Así con los virus de la gripe, por estos pagos andan unos 200 tipos, sólo se prepara vacuna contra las cepas más peligrosas y como hacen mutaciones, todos los años se cambia la vacuna que suele hacerse sobre 2 o 3 virus.

Infecciones por virus hay todos los días del año pero las epidemias ocurren siempre en invierno por eso se vacuna a finales de año. No son vacunas totalmente eficaces pero ayudan a combatir la enfermedad.

Esta pandemia de coronavirus es tan feroz y se transmite con tanta facilidad que sólo ha estado en contacto con el virus el 5 % de la población.

El número oficial de muertos por coronavirus es de 27.000. Hay otros 16.000 muertos más que hace un año en estas mismas fechas que no se sabe de qué han muerto y el gobierno no ha abierto una investigación para averiguarlo. No importa, son rebaño.

La cuarentena es la medida de prevención más antigua y la más eficaz estableciéndola al inicio de la epidemia. Pasados un par de meses está de más.

La transmisión del coronavirus es casi exclusivamente por vía respiratoria. La distancia a guardar entre personas, según nuestras autoridades sanitarias, era al principio, cuando había mayor virulencia, de 1 metro. Después de 1´5 metros y ahora de 2 metros. En cuanto se acabe el estado de alarma nos dirán que lo prudente son 2´5 metros.

Las mascarillas, al principio, no eran recomendables, luego aconsejables y en la Nueva Normalidad van a ser obligatorias sine die.

El impedir sentarse en bancos públicos una estupidez, el lavar la ropa a 60 º al llegar a casa es irracional y a continuación ducharse es de gente sin cabeza. Lo de ponerse guantes de plástico para coger los envases de leche, huevos etc. es ingenioso.

Como dicen que somos un rebaño sin inmunidad tenemos que tragar todo los que nos dicen

 

Junio, 2020
Santiago Otaduy Bengoa,  médico colegiado 484802393, Bizkaia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “El Coronavirus, otros virus y nuestros políticos

  • agustin

    Me parece un artículo muy interesante y didáctico.No sabia que se sospechaba que la viruela al principio podría ser una infección virica . Me gusta que se les de estopa a los estupidos antivacunas……..y el párrafo final sobre las mascarillas,limpieza y demás lindezas de los políticos me parece genial.Muy bueno