EXCURSIÓN A SANTANDER


El pasado 20 de octubre celebramos la anunciada excursión a Santander.

Elegir un destino no es fácil. Si es excursión de día creemos que debe de estar a menos de 1 ½ o 2 horas de distancia. Y los sitios a visitar que puedan ser novedosos creemos que no quedan.

Por ello la dedicación de los y las organizadores se vuelca en buscar sobre todo un destino agradable con mucha calidad en las visitas a realizar en los guías y en el restaurante donde vamos a comer.

Pero esto no siempre tiene atractivo y, sin duda, este es un caso claro: 51 asistentes en un colectivo que en Bizkaia supera los 1.350 afiliados a los que pueden acompañar familiares y amigos.

Por tanto, en la oferta realizada opino que hemos vuelto a fracasar. Solo las sidrerías parece que funcionan.

Desde aquí os pedimos que enviéis vuestras ideas y sugerencias a asojubibbk@gmail.com.

EL DESARROLLO.

Al destino y al programa se añadió el tiempo, magnífico.

Salimos unos minutos más tarde de lo previsto. Una persona que se había apuntado tuvo un serio problema de salud la noche anterior. Estuvimos esperando en el autobús, por cierto muy nuevo, hasta que consideramos que teníamos que partir.

El desplazamiento, bien, sin problemas.

Una vez en Santander fuimos al Hotel Bahía donde nos sirvieron unos buenos cafés acompañados de unos dulces de pastelería, no industriales.

A continuación nos desplazamos al Centro Botín donde nos dividimos en dos grupos para hacer una visita guiada. Recibidas las explicaciones sobre el edificio pasamos a ver su principal exposición: Damián Ortega. Interesante, original y divertida.

Sin agobios partimos en autobús hasta el Palacio de la Magdalena donde nos estaba esperando Gonzalo, el magnífico guía que habíamos contratado gracias a Joserra de Viajes Ikea. Había tramitado todo lo concerniente a este apartado, incluso la excepción de que un autobús de turistas pudiera entrar hasta la puerta de acceso al Palacio.

La visita, amena, nos sirvió para conocer aspectos de su construcción y lo que la motivó, de lo allí sucedido y de la actividad actual.

Tocaba regresar al Hotel Bahía para comer. Fue una magnífica elección. Además de la buena y abundante comida regada por buenos vinos, hay que destacar que no escatimaron en nada y fuimos muy bien atendidos por auténticos profesionales de la hostelería en número más que suficiente.

A los postres volvió Gonzalo, el guía, que inició allí mismo una disertación sobre la historia de Santander que, paseando, amplió al infortunio del Matxitxako y todo lo concerniente al incendio y al desarrollo posterior de esta bonita cuidad.

Relajadamente volvimos al autobús y tras un cómodo viaje de vuelta llegamos al punto de partida a la hora programada.

PRÓXIMA EXCURSIÓN.

Vamos a seguir esperando una mayor participación. La próxima, como no, en febrero a una sidrería en Gipuzkoa.

Tenemos más ideas en marcha, entre ellas algunas de varios días a otras Comunidades Autónomas a las que se podrían incorporar los compañeros que residen fuera de Euskadi a los que aprovecho para recordar que pueden apuntarse a los viajes que organizan Agencias especializadas para nuestro colectivo.

Gracias a los asistentes.

Bilbao, noviembre de 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *