Aleluya de Navidad


Queridos amigos, estamos a punto de llegar al solsticio de invierno, momento en que la Iglesia celebra la Navidad.

Vivimos una época en la que muchas personas consideran que la Navidad no encaja con el espíritu de nuestro tiempo. A mí me gustaría compartir con vosotros estas líneas para estimular la celebración de una fiesta tan tradicional y, al mismo tiempo, recordar el auténtico espíritu de la Navidad. Para ello hay dos elementos que quiero utilizar.

El primero es la lectura de un libro repleto de reflexiones ingeniosas, humorísticas y tiernas en torno a una fiesta que para demasiados es solamente el nombre de una compulsión comercial. Publicado el pasado mes de noviembre en la Editorial Renacimiento y titulado “El espíritu de la Navidad” (ISBN 9788417146207), se trata de, según escribe en el prólogo José Julio Cabanillas, una navideña, exhaustiva y sorprendente recopilación de la obra de Gilbert K. Chesterton (1874-1936), el más decidido, gozoso e insistente paladín de la Navidad, y no hace falta ser cristiano o especialmente religioso sino tan solo saber leer y formar parte de la raza humana.

También la recomienda Fernando Sabater, que recuerda que en este volumen se recopila prácticamente todo lo que escribió el gran autor británico sobre la Navidad, incluida una breve pieza teatral. Chesterton, por un lado, reclama a los idealistas y escépticos radicales de nuestro tiempo, que en esta época, si no tienen deseo de celebrar la Navidad, al menos celebren un festín familiar, así sin darse cuenta ya habrán empezado a celebrar la Navidad; por otro nos alerta contra la “espiritualización puritana” y la “mercantilización”, dos peligros que contribuyen a que la Navidad no encaje con el espíritu de nuestro tiempo.

El segundo es la audición de un precioso villancico navideño, “Hallelujah Christmas”, de Leonard Cohen, porque los villancicos nos siguen recordando, dos mil años después, que el universo se puede regir desde un pesebre, como escribió J.M.Prada.

 Feliz Navidad y próspero Año Nuevo

(colaboración de Ramon Rodriguez Alvarez)

 

I’ve heard about this baby boy
Who’s come to earth to bring us joy
And I just want to sing this song to you
It goes like this, the fourth, the fifth
The minor fall, the major lift
With every breath I’m singing Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah

 
A couple came to Bethlehem
Expecting child, they searched the inn
To find a place for You were coming soon
There was no room for them to stay
So in a manger filled with hay
God’s only Son was born, oh Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah

 
The shepherds left their flocks by night
To see this baby wrapped in light
A host of angels led them all to You
It was just as the angels said
You’ll find Him in a manger bed
Immanuel and Savior, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah

 
A star shown bright up in the east
To Bethlehem, the wisemen three
Came many miles and journeyed long for You
And to the place at which You were
Their frankincense and gold and myrrh
They gave to You and cried out Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah

 
I know You came to rescue me
This baby boy would grow to be
A man and one day die for me and you
My sins would drive the nails in You
That rugged cross was my cross, too
Still every breath You drew was Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah
Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah, Hallelujah
Había escuchado acerca de éste bebé
Que vino a la tierra a traernos gozo
Y por eso quiero cantarte esta canción
Sus acordes suenan así, el cuarto, el quinto
Cuánto más cayó el hombre, más alto fue levantado
Con cada aliento, estoy cantando Aleluya
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya

 
Una pareja llegó a Belén
Esperando un niño, buscaron la posada
Para encontrar un lugar porque Tu venías pronto
No había lugar para ellos
Así que en un pesebre lleno de paja
El unigénito Hijo de Dios había nacido
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya

 
Los pastores dejaron sus rebaños por la noche
Para ver a éste bebé envuelto en luz
Un ejército de ángeles les guió hacia Ti
Todo lo que dijeron los ángeles fue
Le encontraréis en un pesebre
Emmanuel y Salvador, Aleluya
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya

 
Una estrella brillaba en el Este
Tres sabios caminaron hacia Belén
Vinieron muchas millas y un largo viaje por ti
Hasta el lugar en que Tú estabas
Su incienso y oro y mirra
Te entregaron y gritaron Aleluya
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya

 
Sé que viniste a salvarme
Este bebé crecería para ser
Un hombre y un día moriría por mí y por ti
Mis pecados recibiste por medio de los clavos
Esa áspera cruz era también mi cruz
A pesar de todo, cada aliento que exhalabas era un Aleluya
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya
Aleluya, Aleluya, Aleluya, Aleluya

 

 

 

 

 

 Feliz Navidad y próspero Año Nuevo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *