Excursión a Santo Toribio de Liébana (18.10.2018) 5


INTRODUCCIÓN

No pudo participar en la excursión Kepa Atutxa ni su grupo de “turutillas”. Por ello, nos hemos quedado sin su crónica que, sin duda, hubiera sido mucho más amena que esta que estáis leyendo.

Hay que apuntar que, por primera vez, externalizamos la gestión de la excursión salvo en lo que concierne a la recaudación y el control de asistentes. Nos habíamos quitado una parte importante del trabajo (buscar cafetería, restaurante, concertar visitas, etc.)

INCIDENTE LAMENTABLE

Marisol tuvo la mala suerte de sufrir una caída al llegar al Coterón de Potes con consecuencias lamentables: fractura de cúbito y radio. Al menos 40 días de escayola. Fue trasladada al centro de salud de Potes y de ahí a Bilbao.

También tuvimos dos bajas previas, de última hora, por problemas de salud. Seguro que en breve os habréis recuperado.

LA EXCURSIÓN

El desplazamiento (incluido desayuno)

Salimos puntualmente, como siempre, del lugar habitual. Tras un recorrido sin ningún problema, hicimos una parada en las proximidades de Unquera para reponer fuerzas. Café y dos “corbatas” o similar por persona. Un rato de agradable conversación y vuelta al autobús.

Destacaban en el restaurante las corbatas y palmeras de tamaño enorme, además del surtido habitual. Entre los asistentes hubo quien compró.

Empezamos el trayecto hasta Potes, el más pesado por las dificultades de la carretera que, unidas a las obras por mejoras, obligan a ir muy despacio. Pero muy bonito.

El Coterón

Llegamos al siguiente destino, un Coterón o lugar para la fabricación de orujos. Y nada más llegar, sucedió el triste episodio narrado anteriormente.

Nos explicaron la forma de hacer orujo, nos enseñaron las alquitaras, especie de alambiques, donde depositan los hollejos de las uvas cultivadas en la zona, mayoría de la variedad Mencía, mezcladas con un mínimo de agua necesaria para favorecer el proceso.

Se calienta el contenido al baño maría y el vapor resultante pasa a una vasija superior en la que se enfría y condensa saliendo por destilación el producto final.

Para finalizar pasamos a degustar algunos productos que vendían y a comprar quien lo deseó.

Potes. Comida y tiempo libre.

Fuimos a comer en el centro de Potes. Con un ratito previo libre, en el que unos fuimos a tomar un aperitivo, otros de visita a la población.

La comida fue la típica de la zona: cocido. En mesas redondas, espacioso, cómodo y dentro de la calidad esperable.

Un paseo muy agradable (son tan bonitos estos pueblos) para bajar la comida y para hacer algunas compras y al autobús para iniciar la visita al Monasterio y la Iglesia de Santo Toribio de Liébana.

Monasterio de Santo Toribio de LIébana

Nos recibió una guía del complejo. Tras una breve explicación y la proyección de un vídeo de 8 minutos que explicaba la historia de este precioso conjunto monumental, seguimos la breve ruta que nos marcó nuestra acompañante escuchando sus explicaciones, nos hizo las fotos de grupo acostumbradas delante de la “puerta del perdón”, que se abre solo en los “años santos liebaniegos”, y en el bonito claustro y pasamos a la Iglesia.

Aquí nos recibió un fraile benedictino muy agradable y ameno, Oskar, nacido en Gernika. Nos explicó la historia y el recorrido hasta llegar al Monasterio de la reliquia, el “lignun crucis” o trozo de la Cruz de Cristo más grande que se conoce. Nuestro cicerone nos explicó las pruebas realizadas que demuestran que la madera tiene más de 2.000 años de antigüedad y que es, probablemente, de la zona de Palestina.

A continuación nos invitó a besar o tocar la reliquia, cosa que hicimos con gran respeto y, en su caso, devoción.

Antes de irnos, hablé un momento con el fraile y le comenté que llevábamos en el grupo a un amante de la música de órgano. Nos autorizó a que subiera al coro a verlo. Y allí, nuestro querido Javi Campo, tras unos comentarios previos, nos interpretó una breve pieza. Fue a un grupo muy reducido, los rezagados del grupo. Gracias, Javi. Me pareció algo digno del entorno.

La visita, realmente recomendable. El entorno y el complejo monumental son destacables.

El regreso

Iniciamos la vuelta. Más tráfico en el desfiladero y más lenta. Una parada “técnica” a mitad del camino en la que aprovechamos para repartir unas petacas con orujo que nos habían regalado en el Coterón y así, tras una cómoda travesía, llegamos a Bilbao algo más tarde de lo esperado.

La climatología nos acompaño. Nublado, con buena temperatura. Solamente llovió a la vuelta, cuando ya estábamos en el autobús.

CONCLUSIÓN

En mi opinión, ha sido una bonita excursión, con un gran ambiente. La organización, satisfactoria, si bien alguien me dijo que lo hacíamos mejor desde la Asociación.

Yo también creo que es así ya que, a todo el proceso le añadimos la entrega y el cariño que ponemos en ello. Y trabajo. Siempre con el deseo de que la participación sea cada vez mayor.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “Excursión a Santo Toribio de Liébana (18.10.2018)

  • Jorge

    Estoy de acuerdo: tenemos un magnífico ambiente en todas las cosas que se organizan: comidas, excursiones y viajes. Todos/as, sin excepción, se apuntan con ánimo de pasarlo lo mejor posible Espero que nuestras compañeras y compañeros se animen a participar cada día más.

  • Javi Campo

    Gracias, Jorge, por tu intervención para que pudiese tañer por unos instantes tan magnífico «ÖRGANO DE SALÓN».
    Ese órgano es de de la marca «Rieger» , la misma que hizo, por ejemplo, el Órgano mayor de la catedral de Viena.
    Se encontraba en la Iglesia de San José en Viena y fue adquirido en 1999 por la Caja de Ahorros de Santander y Cantabria `para el Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Posee 20 juegos (registros). y es un prodigio de mecánica ya que contiene toda ella en un espacio muy reducido de 2 x 2,5 mts., con los tubos del violón del Subbajo 16 tumbados formando la peana.

  • Txaro Cano

    Estoy de acuerdo con que el ambiente del grupo es muy agradable.

    Sin embargo, creo que le faltó contenido a la excursión. Eche en falta una explicación sobre la historia de Potes.En otras ocasiones las excursiones han tenido más interés cultural , por eso creo que se preparan mejor las excursiones desde la asociación.

    Me dio la impresión que estuve en una de esas excursiones que se organizan para jubilados con la idea de que consuman los productos de la zona.

  • Jorge

    Muchas gracias, Txaro. Como os comenté, era una prueba ante la insistencia de la empresa de autobuses. Yo también noté que había carencias siendo esta que cuentas y, en general, los tiempos, lo peor. Tampoco se esmeraron con el menú.. Creo que desde la Asociación las preparamos con más detalle y más «cariño», aunque nos lleva más trabajo.

    También es cierto que nos gustaría tener mayor respuesta a nuestros eventos y que la gente, como haces tú, participe y nos haga sugerencias.

    En resumen, que volveremos a ser los organizadores de la próxima, supongo que en enero, con la esperanza de que suba la participación.