entrevista a Iban Martín, podcaster de Roma Aeterna 1


Después del artículo publicado hace unos días sobre el mundo del podcast, decidí ponerme en contacto con el autor del que lleva por título Roma Aeterna, sin duda uno de los grandes descubrimientos en este producto. En poco menos de 2 años ha llegado a cerca de 25.000 seguidores lo que es una cifra muy importante.

Iban, que así se llama, se ha abierto a responder una serie de preguntas que le he enviado con el fin de conocer algo más de él, pensando en que esto puede ser interesante para los afiliados y afiliadas de la Asociación

Creo que debemos agradecer a Iban su desinteresada colaboración y el tiempo que ha dedicado a nuestras respuestas.

Me queda animaros a entrar en este mundo y a seguir y apoyar a Iban. Se lo merece.

Jorge Ibor
Marzo 2022


  • Empecemos sabiendo algo de ti: ¿Quién es Iban?

Soy un apasionado de la historia y de la radio que creció escuchando La Rosa de los Vientos de Juan Antonio Cebrián, rodeado de historias sobre gente que vivió muchos años antes que nosotros. Estaba colaborando en un podcast y al principio de la pandemia decidí empezar mi propio podcast. Así que ahora mismo Iban es una persona que tiene que hacer malabarismos entre su trabajo y su pasión. 

  • ¿Cómo llegas a podcaster?

Todo empezó en 2017, cuando conocí el podcast “El Descampao” que lleva Sergio Mena, persona que ha acabado convirtiéndose en mi mentor y mejor amigo. Nos empezamos a seguir en Twitter y me preguntó si me apetecía hacer un programa con él en su podcast.

Y así empezó todo. A base de colaborar programa a programa en El Descampao, Sergio me contagió la afición por el micrófono. Y en mayo de 2020, en plena pandemia, decidí dar el salto y empezar mi propio podcast. Aunque sigo colaborando en El Descampao, podcast que considero mi casa.

  • ¿De dónde viene tu “locura” por «Roma»?

Paradójicamente, mi interés por el mundo clásico se inició con Grecia y los romanos me gustaban pero tampoco tenía una predilección concreta por ellos. Por ejemplo, uno de los libros que más he leído en toda mi vida es la saga Alexandros, de Valerio Massimo Manfredi, dedicada a Alejandro Magno.

Pero todo cambió en el año 2005. Un amigo me dijo de ir a Roma a pasar un fin de semana y esa primera visita me cambió por completo. Me fascinaron sus ruinas, sus esculturas, el Coliseo me dejó mudo y desde entonces he intentado descubrir más cosas sobre ellos.

  • Defínenos Roma Aeterna.

Roma Aeterna es la materialización de ese afán por conocer a esa civilización de la que somos herederos. Es una Historia de Roma desde principio a fin pero rompiendo el mito de que la historia es aburrida. Con un estilo directo, ameno, a veces épico a veces más desenfadado, pero con buen humor. El podcast quiere acercar la historia a todo el mundo y llenar huecos que no se han querido o no se han sabido cubrir.

Y al principio recibí algún que otro comentario quejándose de lo lento que avanzaba la trama. Pero ahora, que ya hemos arrancado con la república, las piezas del puzzle están empezando a encajar. Porque solo explicando bien el pasado puedes comprender lo que sucede después y quiero que cuando un romano hable de algún suceso de su pasado, el oyente lo recuerde porque también forme parte de su propio pasado al haber escuchado el podcast.

  • Haces una publicación cada 15 días siempre muy documentada con una base de conocimientos y de estudios inmensa. Es cierto que hay mucha información en internet y suponemos que tu base es muy grande pero nos preguntamos: ¿Cómo es posible llegar a tanto? Y también: ¿Cuánto tiempo dedicas en total a cada episodio. Si no te importa, detállalo.

La elaboración de cada programa tiene 3 fases. Guión, grabación y edición.

Para la fase de guión dedico unas 12 horas. El tener una afición por el tema me ha hecho conocer gran parte de las fuentes que tenemos sobre Roma. Siempre que es posible, acudo a las fuentes primarias. Una de las cosas que me propongo en este podcast y es algo que aprendí en El Descampao es primar la honestidad por encima de todo. Es muy jugoso explicar leyendas y mitos sobre los romanos sin ningún tipo de fundamento, pero no estaría tomando en serio a la persona que me escucha. A la persona que decide escucharte hay que respetarla. Y no puedo grabar cosas que no puedan soportar la pregunta de “¿y esto dónde lo has leído?”.

Todo lo que se cuenta en el podcast es contrastable con las fuentes y siempre intento cruzar diferentes fuentes. No olvidemos que las fuentes escritas son lo que son…gente que escribió hace muchos siglos y que tenía su ideología, su manera de pensar. Los autores clásicos, como Tito Livio, no cuentan la verdad. Cuentan su verdad. Y por eso es necesario contrastar esa información con otras fuentes.

Reúno todas las fuentes que puedo para el tema que quiero tratar en el programa y si me quedo cojo de algún lado, tiro de autores de prestigio en el mundo académico clásico. Mary Beard, Filippo Coarelli…autores más o menos actuales. Es un peligro acudir a los historiadores del XVIII – XIX y XX como puedan ser Mommsen, Montanelli…porque la historia es algo vivo y cambiante. Se van descubriendo cosas nuevas y se van poniendo en duda teorías que se han aceptado durante muchos años pero que no son válidas.

En la historia antigua la certeza solo nos la puede dar la arqueología y hasta cierto punto. Si Tito Livio dice que los niños llevaban un amuleto al cuello y encontramos relieves de niños con ese amuleto y además encontramos el amuleto, ambas se complementan.

Por desgracia, como en un período tan remoto no tenemos toda la información…el estudio de la historia antigua suele reducirse a expertos discutiendo entre ellos. Y de ese ruido intento alejarme y si algo no se sabe hay que decir la verdad.

Una vez que tengo escrito el guión, la grabación me ocupa unas 3 horas. Intento grabar del tirón pero a veces tengo que repetir cosas. Siempre intento mejorar, si no vocalizo bien algo lo repito y cosas así.

Y la última fase es la de edición. Que me ocupa unas 10 horas perfectamente. Salvo que sea una charla, como la que hice con Gonzalo Fontana Elboj o Jesús Sánchez Alguacil, suele ser ese el tiempo.

Así que en total unas 25 horas me supone hacer un programa. Compaginándolo con mi jornada laboral de 8 horas. Por eso los lanzo cada 15 días. Una semana a guión, el sábado de la semana de guión grabo y la siguiente semana edito para que salga ese sábado siguiente. Me encantaría poder hacer uno semanal. Soy consciente de que es un proyecto de dimensiones descomunales.

  • Si quitamos lo publicado por radios convencionales, grupos empresariales de música,, etc., en poco tiempo te has colocado entre los más escuchados. ¿Te ha sorprendido el éxito alcanzado? A mí, oyéndote me parece normal.

Si te soy sincero si, me ha sorprendido mucho. Porque no tenía ningún plan más allá de plasmar esa pasión en un producto que yo escucharía. En Roma Aeterna hay mucho de desahogo y de “terapia” al grabar y exteriorizar. Y en la sección del final, que no sé todavía como llamar tras dos años, me dejo ir bastante.

A veces me abruma un poco porque no estoy acostumbrado a recibir halagos, pero me llena de felicidad recibir un correo de alguien que me cuenta cómo le ha acompañado mi podcast en momentos difíciles. Eso para mi es un subidón de energía para seguir haciendo más programas.

  • Ayúdanos, por favor, a conocer algo más de «ese mundo». Primero te pido que nos recomiendes algunos podcast y nos digas en muy pocas palabras el motivo. Luego háblanos un poco de la herramienta desde tu punto de vista de podcaster.

El podcast es la radio pero multiplicado por infinito. La explosión que ha tenido durante la pandemia ha sido bestial.

El primer podcast que voy a recomendar es mi casa, por supuesto: EL DESCAMPAO. Un podcast multitemático con un denominador común en todos sus programas: el estilo inconfundible y la seriedad a la hora de documentar cada programa. Con una edición de sonido que ojalá poder tener algún día, en este podcast encontrarás desde programas musicales a especiales de cine y de viajes. Y también de historia, claro, pero queda mal que yo lo diga.

El segundo, un podcast uruguayo llevado por dos fenómenos de la comunicación: LA TORTULIA PODCAST. Tiran más hacia temas históricos, pero el sentido del humor y la cercanía son la clave para que te enganches a sus programas.

Y por último, LA ESCÓBULA DE LA BRÚJULA, en el cual aparecen varios colaboradores de la mítica Rosa de los Vientos de Juan Antonio Cebrián, entre ellos Jesús Callejo y Carlos Canales. Divulgación histórica de calidad. Unos auténticos maestros.

El podcast es una herramienta perfecta para consumir el contenido que te gusta y que además se puede complementar con otras cosas. No puedes ver una película mientras das un paseo. En cambio un podcast te puede acompañar en ese paseo perfectamente. Es mucho más versátil.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras pero las palabras arropan y acompañan, las imágenes no.

  • Vemos en tu caso que no priorizas los ingresos sobre la labor divulgativa, por ejemplo, no publicas capítulos de pago y todos podemos escucharte gratis aunque podamos apoyarte con una cantidad que puede ser simbólica, desde 1,49€ mes con posibilidad de suspender o aumentar el pago cuando se quiera. ¿Es posible en nuestro país hacer de esta actividad una profesión y vivir de ello?

Es posible pero actualmente está reducido a unos pocos. Salvo que una productora te contrate o una plataforma te pague por ello, el modelo de suscripción ahora mismo se queda corto.

Y soy plenamente consciente de que mi forma de encarar la monetización del podcast no me va a permitir dedicarme a ello, salvo que las suscripciones se disparen mucho. Pero en Roma Aeterna y mientras esté en mi mano el poder de decisión, no habrá programas “trampa”.

Los capítulos de pago son una buena herramienta para monetizar, pero (y lo digo por experiencia propia) te obligan a suscribirte para acceder a ese contenido. Yo no quiero que te suscribas a Roma Aeterna porque hago un programa sobre Julio César y lo pongo de pago porque sé que va a atraer a más gente. Sería una suscripción negativa, porque te estoy forzando a ello.

Quiero que te suscribas de pago a Roma Aeterna porque creas que realmente vale la pena el proyecto y quieres apoyar, no porque te esté obligando a ello.

Otra cosa es ya si el programa está directamente en una plataforma de pago. Pero como está en iVoox, ese primer paso está superado.

Estoy pensando algún tipo de extra para la gente que se suscriba de pago pero sin quitar contenido a la gente que no puede o no quiere pagar. Quizá publicar antes los programas o hacer programas condensando toda una serie en uno. Es algo que estoy valorando.

  • ¿Qué opinas de las novelas históricas sobre Roma? Muchos/as habrán leído a Robert Graves y, sobre todo, visto su serie Yo Claudio, sin duda habrán disfrutado con Santiago Posteguillo y, por qué no, con Collen McCullugh (los tres son mi debilidad). ¿Qué opinas de esta forma de comunicar? ¿Nos darías alguna referencia más? Y una pregunta muy tonta: ¿crees que la escritora australiana llegó a enamorarse de Julio Cesar, literariamente hablando? Y hablando de esto, ¿estás “enamorado” de algún personaje del Imperio? En esta línea,¿Opinas que Gladiator es la mejor película sobre Roma? Tal vez es que yo esté rebasado con tanto Ben Hur, Quo Vadis, etc.

 Las novelas históricas sobre Roma son una fuente muy válida para imaginar y jugar con esa época. Por supuesto siempre habrá licencias que se tomen los autores y por ejemplo con Robert Graves pasa lo que te decía antes de los autores y sus ideas. En Yo Claudio Livia va matando a todos los posibles herederos de Augusto hasta colocar a su hijo en el trono. Pero los expertos actualmente dudan de sí realmente Livia mató a alguien. La historia es algo vivo.

¿Quién no se enamoraría de Julio César? Es un tremendo personaje, lo tiene todo. Conspiraciones políticas, conquistas bélicas, historias de piratas, un carisma increíble, un punto de “sobrado” que le hace atractivo y un final a la altura de las leyendas.

A mi me gustan mucho los hermanos Graco y Quinto Sertorio. La lucha por los derechos de la plebe y los rebeldes siempre me han atraído.

Lo que tuvo Gladiator es que revitalizó el género y volvió a colocar a Roma en la mente del gran público. Y nos ha dado escenas que ya no se nos van a borrar nunca. Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad. Aunque yo soy un clasicote y pondría al mismo nivel Cleopatra, de 1963 y Espartaco, de 1961.

  • «Roma» duró tantos años que, como no podía ser de otra forma, tuvo muchas épocas. ¿Cuál es la más atractiva para ti?

 Durante mucho tiempo mi momento favorito de la historia de Roma fue desde la guerra civil entre Pompeyo y César hasta la muerte de Nerón, pero ahora me está empezando a resultar más atractiva la época que va desde la victoria de Roma en las guerras púnicas hasta el momento inmediatamente anterior a la guerra entre César y Pompeyo.

La República empezó a irse por la cloaca máxima en el momento en que Roma triunfó sobre Cartago, pero ellos no lo sabían.

  • Dices que lo que sucede hoy en nuestro mundo (entiendo que desde el punto de vista político y social) se ha vivido ya en el Imperio Romano. ¿Hoy nos podemos comparar con alguna época? ¿Crees que hay paralelismo con su decadencia?

 Si. Aunque el mundo de hoy nada tiene que ver con el mundo romano, quienes lo habitamos somos los mismos seres humanos de siempre. Y tenemos los mismos miedos, ambiciones e inquietudes de siempre. Para bien y para mal.

Hoy podríamos compararnos, salvando las distancias y las diferencias, con el declive del imperio romano asociándolo con USA. Es indudable que USA ha sido la potencia hegemónica durante este último siglo y le está costando mantener ese poder en detrimento de otras potencias que están emergiendo, como China. 

  • Personalmente, creo que se es injusto con dos figuras de la época del Imperio: Trajano, el gran olvidado y Constantino, básico para el desarrollo del cristianismo que tanto influye y ha influido en el mundo occidental se sea creyente o no. ¿Coincides en ello? ¿Crees que hay más personajes infravalorados?

Completamente de acuerdo. Con Trajano, el imperio alcanzó su máximo esplendor territorial y Constantino fue el primer emperador en darse cuenta de que el cristianismo era algo imparable. Algunos creen que el cristianismo fue lo que acabó con el imperio romano, pero yo creo que el cristianismo hizo exactamente lo contrario. Le ayudó a durar más tiempo.

Hay muchas figuras olvidadas e infravaloradas a lo largo de la historia de Roma. Antes hablaba de Livia. Livia Drusila era la mano derecha de Augusto, despachaba en ausencia del emperador. Era una política muy hábil que controlaba los resortes del imperio y en cambio…la recordamos como una pérfida envenenadora.

Pero uno de los más infravalorados sin duda ha sido Marco Emilio Lépido, al que se suele tener como un incompetente y alguien que estaba ahí “porque tenía que haber de todo”. Lépido fue Magister Equitum (segundo al mando) de César. Lépido se repartió el imperio en el segundo triunvirato con Marco Antonio y Octavio. Uno no llega a esa posición siendo un inútil. Y me gustaría profundizar más en su vida en el podcast.

Para ir terminando, vamos con unas preguntas muy concretas que nos ha hecho llegar un fiel seguidor tuyo al que le gustaría saber no solo tu punto de vista, también las razones básicas:

  • ¿Optimate o popular? ¿Tiranicidas o Julio Cesar?

 Siempre popular. El poder debe estar al servicio de la gente y debe velar por mejorar su vida, no servirse para enriquecer a unos pocos ni para concentrar los privilegios en unos pocos.

Y por eso estoy a favor de Julio César. No nos llevemos a error, Julio César era un patricio, era un populista, pero quienes te definen realmente son tus enemigos. Y César tenía en contra al más rancio patriciado, heredero del conservadurismo que luchaba por perpetuar las salvajes desigualdades que se sufrían en Roma. No tuvo más remedio que intentar adueñarse de Roma.

La república estaba tan rota en ese momento que el pacto que la mantenía se había roto. En tiempos de César, y lo veremos después, las legiones eran en la práctica ejércitos privados que obedecían a su general. Y la ambición estaba desbordada.

Aunque también estoy a favor de los tiranicidas, ¡pero no de estos en concreto! Por ejemplo, Marco Junio Bruto, mandó acuñar unas monedas con la cara de su supuesto antepasado, Lucio Junio Bruto (el que expulsó a los reyes) y de Cayo Servilio Ahala. Ahala fue el asesino de Espurio Melio, un patricio cuyo único crimen, según las fuentes, fue repartir grano barato e incluso gratuito, en un momento de gran escasez para Roma.

Con ese gesto, Bruto marcaba su línea ideológica.

  • ¿Qué batalla fue más decisiva para que Occidente sea lo que es: Zama o Salamina?

Interesante pregunta…por un lado Zama, Escipión derrotando a Aníbal en la segunda guerra púnica y por el otro, las ciudades-estado persas deteniendo la invasión Persa.

Lo que está claro es que sin Salamina quizá las cosas hubieran sido diferentes y no habría habido una batalla de Zama.

Pero yo a veces me pregunto…¿realmente occidente habría sufrido una debacle como se vende actualmente tras la batalla de Salamina? Me explico. El imperio Persa no era un imperio centralizador. El imperio persa aqueménida era un estado multinacional (a la fuerza, porque era enorme) y los pueblos que lo integraban conservaban su lengua, sus tradiciones y su cultura, aunque la administración pasaba a ser persa, claro. Pero no venían los persas y te borraban del mapa. Mientras pagaras tus impuestos y te mantuvieras dentro de la obediencia del imperio, lo demás daba igual.

La batalla de Zama sí que hubiera cambiado el devenir del imperio romano. Si Cartago gana la segunda guerra púnica, Roma no se habría convertido en dueña y señora del mediterráneo y la historia habría sido bien diferente.

Me gusta mucho imaginar posibles escenarios, igual nos hubiera ido mejor y ahora en lugar de Roma Aeterna estaría haciendo Persia Aeterna.

  • Iban, muchas gracias por atendernos con tanta dedicación y detalle. Deseamos que el podcast llegue a los niveles que se merece y que muchos de nuestros compañeros y compañeras se animen a conocerlo. En lo personal, igualmente, que todo te vaya de maravilla. Ha sido un placer.

«¡El placer ha sido mío, Jorge! Espero que la gente se anime y se introduzca en el mundo del podcast, donde podrán descubrir muchísimas historias para disfrutar en sus ratos de ocio. El espíritu de la radio de toda la vida está vivo en el podcast. Un fuerte abrazo, espero que todo te vaya bien y cualquier cosa me tienes a tu disposición

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “entrevista a Iban Martín, podcaster de Roma Aeterna

  • Jorge

    Acabo de escuchar el último capítulo publicado hasta ahora del podcast Roma Aeterna. En su parte final Iban nos comenta que se acaba de quedar en paro. Pide ayuda. Y esta puede venir por la vía del podcast: escucharlo y si nos gusta difundirlo y darle al «like». Por supuesto, si hacemos una suscripción (desde 1,49€ mes) ¡mucho mejor!

    Gracias,