las tarjetas de crédito bancarias: las garantías


La utilización de una tarjeta de crédito bancaria está generalizada como medio para realizar pagos de productos o servicios, así como para obtener dinero en efectivo e, igualmente, para disponer de crédito instantáneo, pagar aplazadamente las compras y obtener descuentos en compras. 

Pero, para un uso satisfactorio de las tarjetas de crédito tenemos que conocer, también, otros beneficios y utilidades adicionales que reportan, como lo son, además de los seguros (accidente, asistencia en viaje y antifraude) que incluyen tales tarjetas y cuyo costo está, generalmente, integrado en la anualidad que se paga por la tarjeta de crédito (son prestaciones gratuitas), o bien se realiza mediante pagos periódicos según el producto contratado (son prestaciones opcionales previo su pago).

En este artículo vamos a tratar sobre las ventajas y las garantías derivadas de la utilización de la tarjeta de crédito en las compras, con referencia a aquellas situaciones que, en la adquisición de un producto o servicio cuyo precio ha sido abonado con la tarjeta de crédito, permiten al titular de la tarjeta la recuperación o reembolso del importe pagado en la compra.

Veamos algunas situaciones en las que la persona usuaria de la tarjeta puede verse:

Devoluciones: En las compras fuera de establecimiento comercial, la persona consumidora tiene derecho de desistimiento en un plazo de 14 días naturales, con obligación recíproca de reintegro de las prestaciones. Pero si, anulada una compra pagada con una tarjeta de crédito, el establecimiento no reintegra el importe, puedes comunicar esta incidencia a la entidad de la tarjeta de crédito para que te reembolse el dinero pagado.

Sobrecargos: Si un establecimiento te cobra un cargo adicional en algún artículo; deberás ponerte en contacto con él para resolver el problema. Pero si el establecimiento no está dispuesto a realizarte la devolución, puedes comunicar esta incidencia a la entidad de tu tarjeta de crédito para que realice el reembolso de lo abonado con la tarjeta de crédito.

Cargos dobles: Algunas veces un artículo puede ser facturado, erróneamente, dos veces en lugar de una; lo que ocasiona que el titular de una tarjeta de crédito pague doble por un mismo producto o servicio. En este caso de operaciones erróneas, si el establecimiento no reintegra el cargo duplicado, puedes comunicar esta incidencia a la entidad de tu tarjeta de crédito para que realice el reembolso del importe.

Servicios no prestados: Cuando el producto o servicio no ha sido entregado o prestado y el comercio no realiza el reembolso a tu cuenta, puedes solicitar a tu entidad el retroceso del cargo correspondiente. 

Finalmente, te facilitamos unas recomendaciones prácticas de la Unión de Consumidores de Euskadi-UCE en relación con las garantías asociadas a su tarjeta de crédito:

Cuando contrate una tarjeta de crédito solicite y lea detenidamente el programa de beneficios de las tarjetas de crédito y las condiciones de uso para conocer el contenido, cobertura y limitaciones o exclusiones. En caso de duda, pida aclaración en su entidad bancaria o a su asociación de consumidores antes de contratar.

Y cuando se produzca una incidencia, realice la correspondiente comunicación a la entidad rápidamente, quien le enviará un formulario que deberá cumplimentar dentro del plazo establecido por la entidad, para que pueda beneficiarse de las garantías y ventajas que su tarjeta de crédito le ofrece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *