Ernest H. Shackleton


En 1905, en diversos periódicos ingleses, el capitán y aventurero marino y polar, Ernest Shackleton publicó esta oferta de trabajo:

“Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el regreso. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.

Quería contratar 56 tripulantes. Se presentaron más de 5.000 aspirantes.

A continuación expongo un resumen de las aventuras de Ernest F Shackleton, héroe aventurero, famoso por salvarse con todos sus hombres en la fallida Expedición a bordo del rompehielos Endurance.

 

El protagonista

Shackleton nació en Irlanda el 15.02.1874 y falleció en Georgia del Sur el 01.01.1922.

Inquieto, siempre insatisfecho, gran lector y aficionado a la bebida, quiso hacer fortuna y murió muy endeudado. Fue un gran aventurero, reconocido en vida y olvidado tras su muerte hasta que en la segunda mitad del siglo XX volvió a ser altamente valorado.

Se le considera un modelo de liderazgo ante sus hombres especialmente en situaciones extremas. En su aventura con el Endurance le siguieron ciegamente, sin atisbo de duda ni en las más duras y adversas condiciones, lo que les sirvió para salvarse.

Buen estudiante, a los 16 años dejó todo y se alistó de grumete en un velero.

Sus ganas de grandes aventuras le animaron a enrolarse en expediciones al Polo Sur, una de las pocas zonas de la Tierra que en aquel entonces todavía no habían sido pisadas por humanos.

Las expediciones

Participó en las siguientes:

Expedición Discovery (1901 – 1904), liderada por Robert F. Scott con el objetivo “oficial” de realizar estudios científicos y geográficos aunque, como objetivo principal, querían vencer al famoso explorador noruego Amundsen en la carrera por alcanzar el Polo Sur magnético y geográfico.

Ernest estuvo a cargo del análisis del agua y fue responsable de bodegas, almacenes, mantenimiento y atención a sus superiores en la sala de estar.

La facilidad con la que destacó sobre el resto de la tripulación y el liderazgo moral que demostró en la expedición le llevaron a ser seleccionado, junto con otro marinero, como acompañantes de Scott en el intento de alcanzar el punto más cercano posible al Polo Sur. Llegaron hasta los 82º17’, record en aquel momento. Los tres participantes volvieron a la base muy enfermos, especialmente Shackleton que tuvo que abandonar la expedición y regresar a su casa.

  • Al ser el primero en volver a Inglaterra protagonizó reconocimientos y fama y ganó con conferencias una cantidad importante de dinero con el que montó varios negocios, entre otros, uno de traslado de soldados y mercancías a Rusia. Fracasó en todo.

Expedición Nimrod (1907-1909). También bajo el mando de Robert F. Scott. De nuevo intentaron alcanzar el Polo Sur, esta vez cuatro expedicionarios, entre ellos Ernest, llegando a los 88º23’ sin lograr el cercano objetivo por quedarse sin víveres.

  • A su vuelta a Inglaterra fue recibido por el rey Eduardo VII que le nombró Sir. Volvió a dar conferencias, colaborar con empresarios y con el Gobierno y se volvió a arruinar. Su espíritu aventurero le obligó a buscar la forma de volver al mar.

Mientras tanto, en 1912 Amundsen logró ser el primer hombre en alcanzar el Polo Sur.

 

Expedición Imperial Trasantártica (1914-1917). Bajo mando del propio Shackleton participaron dos naves con 28 tripulantes cada una: el Endurance, la principal, y el Aurora, menos apropiada para romper los hielos, que sirvió de apoyo logístico.

Hay que destacar:

  • El objetivo de la Expedición era lograr atravesar el Polo Sur.
  • El dinero se logró por suscripción popular y aportaciones, pocas, de admiradores adinerados. Lo recaudado quedó lejos de lo esperado.
  • Coincidió con el inicio de la I Guerra Mundial. Churchill le ordenó partir a pesar de ello.
  • Participaron también 70 perros que tuvieron un papel fundamental en la supervivencia de la tripulación.

El barco partió de las islas de Georgia del Sur el 05.12.1914, en pleno verano austral. La climatología fue realmente adversa ese año por lo que el 24.02.15, barco encalló entre los hielos y se vieron obligados a utilizarlo como una estación invernal. Por suerte, estaban muy bien equipados.

 

Limpieza, mantenimiento, juegos, actividades de todo tipo, mantuvieron los ánimos en la tripulación.

  • Intentaron salir de esa situación de todas las formas posibles, incluso con la titánica e imposible intención de romper el hielo con picos y palas.

Acabó el invierno y con el inicio de la primavera el hielo se movió y pasó a presionar más el barco, a inclinarlo y, finalmente, el 24.10, a romperlo con lo que el agua empezó a entrar. Tuvieron que abandonar la nave. Tras sacar todo lo que pudiera ser necesario, establecieron un campamento sobre el hielo.

 

El 21.11, estando próximo el verano, el hielo se abrió y el Endurance se hundió.

 

La zona helada de alrededor se rompió y Shackleton y sus hombres lograron subir con sus pertrechos, incluida una barca, a un gran bloque flotante que inició su deriva. Al cabo de dos meses el adelgazamiento de este bloque de hielo le obligó a cambiar de témpano.

 

En marzo de 1916 llegaron a estar a 100 millas de la Isla Paulet en la que se acumulaban avituallamientos para los barcos balleneros que navegaban por la zona. Una esperanza. Pero fue en vano, las corrientes fueron contrarias.

 

Comerse los perros les estaba ayudando a sobrevivir.

 

Pero todavía fueron a peor. El 09.04 el témpano se partió por lo que tuvieron que abandonarlo y pasar al bote salvavidas que habían llevado consigo en el que navegaron 5 días hasta lograr alcanzar la isla Elefante.

  • Habían recorrido 550 kms desde el punto del hundimiento del Endurance.

En esta isla había focas, morsas y pingüinos que les sirvieron de alimento. Pero era una locura quedar a la espera de que alguien les localizase. Por ello, Shackleton y cinco hombres más partieron a la más cercana y a la vez lejana isla de Georgia del Sur. Eran 1.300 km. de navegación en un bote con velas y remos.

«El 20 de abril, Shackleton anunció que intentaría pilotar el James Caird, de seis metros de eslora, hasta San Pedro, a unos mil trescientos kilómetros de allí. McNish se afanó de inmediato en adaptar el barco para la monumental travesía. El 21 de abril, McNish escribió en su diario: «Toda la tripulación está ocupada despellejando y almacenando pingüinos; algunos, reparando los aparejos del Caird; dos, cosiendo lona para la cubierta. Marsten, McLeod y yo estamos preparando el Caird… Hay cinco en la lista de enfermos, algunos con problemas de corazón, otros con síntomas de congelación y uno chiflado».

El 08.05 avistaron la isla destino pero unos vientos huracanados les hicieron descender en la parte opuesta a la zona habitada por lo que, por una ruta a través de montes nunca antes pisada, recorrieron los 51 km. que les separaban de la base de la estación ballenera tras 36 horas de marcha.

 

Unos días después, una expedición de ayuda de la Armada chilena volvió a la isla Elefante a rescatar al resto de la tripulación. Tras 3 intentos lograron desembarcar el 30.08.1916.

 

Todos a salvo fueron llevados a Valparaiso donde se recuperaron del esfuerzo.

«En recuerdos éramos ricos. Habíamos penetrado el barniz de la superficie. Habíamos sufrido, padecido hambre y triunfado; nos habíamos humillado y, sin embargo, habíamos tocado la gloria, habíamos crecido con la grandeza del todo. Habíamos visto a Dios en Su esplendor, oído el texto que interpreta la naturaleza. Habíamos alcanzado el alma desnuda del hombre.»

Ernest Shackleton

 

Su última Expedición (1921). A su vuelta a Inglaterra nuevamente logró fama y dinero. Ambas le duraron poco y, a pesar de sufrir problemas cardiacos, se endeudó y puso en marcha una nueva Expedición que partió el 24.09.1921. En su escala en Río de Janeiro, Shackleton sufrió un ataque al corazón.

No hizo caso a los consejos médicos: reposo y abandono radical de la bebida, y, en cuanto pudo, reanudó la marcha falleciendo en Georgia del Sur el 5.01.1922, lugar donde, como había dejado por escrito, fue enterrado.

Por su interés recomiendo ver el documental https://www.youtube.com/watch?v=1jKVyjmM-IY

Referencias:

  • Múltiples en internet, entre ellas el documental citado poco antes.
  • El libro Sur en el que el propio Shackleton relata la aventura de su expedición.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *